Roglic, el último ejemplo de comienzos tardíos en el deporte

Roglic en una de las etapas del Tour de Romandía en el que se proclamó campeón./Fabrice Coffrini (Afp)
Roglic en una de las etapas del Tour de Romandía en el que se proclamó campeón. / Fabrice Coffrini (Afp)

El esloveno, reciente vencedor del Tour de Romandía y uno de los favoritos para el Giro, no se subió a una bicicleta hasta los 21 años

NACHO CABALLEROMadrid

El esloveno Primoz Roglic tiene una de las historias más curiosas receintes dentro del deporte. A pesar de haber ganado recientemente el Tour de Romandía o anteriormente la Vuelta al País Vasco ser uno de los favoritos para ganar el próximo Giro de Italia, la realidad es que no comenzó en el mundo del ciclismo hasta los 21 años. Previamente fue saltador de esquí, llegando a ser campeón por equipos junior.

Su caso recuerda a otros deportistas que, o bien comenzaron en el deporte que destacaron tras haber practicado otro, o bien saltaron al profesionalismo de forma tardía por circunstancias personales. En España ahora está en boca de todos la capacidad que tiene Salma Paralluelo, una aragonesa que combina su pasión por el fútbol con el atletismo. Fue pieza clave de España en el Europeo Sub'17 pero sigue siendo velocista de 200, 400 lisos y los 400 con vallas.

Ver esta publicación en Instagram

Ready, steady, go!✨ #wu17euro 📸Jaime Villanueva

Una publicación compartida de Salma Paralluelo (@salmaparalluelo) el

Tony Rominger El suizo debutó a nivel profesional con 26 años

Uno de los casos más destacados y además al igual que Roglic, en el mundo de ciclismo fue Tony Rominger. El suizo no empezó a dar pedales hasta tener una edad bastante tardía para comenzar a practicar un deporte. Por ello, no llegaría a debutar de manera profesional con 26 años. Lo más curioso de todo fue que a pesar de todo, tuvo una carrera deportiva llena de éxitos, donde llegó a coronarse campeón de la Vuelta a España en tres ocasiones y del Giro de Italia. Compitió por un Tour con Miguel Indurain.

Koikili Lertxundi De la lucha grecorromana al fútbol

Koikili Lertxundi tuvo una carrera deportiva totalmente diferente antes de comenzar a jugar al fútbol con 15 años. Dos año antes, fue campeón de España de lucha grecorromana en la catgoría cadete. Además, su salto de 2ºB a Primera División de mano del Athletic Club llegó de manera tan abrupta que en ocasiones se le veía llegar a las instalaciones de Lezama con el coche de la empresa del trabajo que combinaba en aquel momento a la vez que era jugador del Sestao River.

Sébastian Loeb Debutó en las carreras con 21 años

Sébastain Loeb empezó su carrera deportiva en una disciplina que nadie se puede imaginar, y menos viendo su increíble trayectoria en el automovislismo. Se inició en la gimnasia con tres años, ya que su padre llegó a ser campeón. Después de más de diez años prácticando este deporte y llevandose varias competiciones, decidió probar suerte con 21 años en el mundo de las carreras de rally. Cinco años despues ya estaba compitiendo en el World Rally Car, de la que ha sido hasta el momento, ocho veces campeón.

Liédson da Silva Muniz Saltó al fútbol profesional con 22 años

En el caso de Liédson Muniz, a pesar de soñar toda su vida con llegar a ser profesional en el mundo del fútbol, las circunstancias familiares le privaron de ello cuando era joven. Tuvo que trabajar desde joven pero a pesar de todo, sus esperanzas continuaban y no abandonó su sueño. Jugaba mientras en liguillas amateur.

Justamente, uno de sus trabajos los consiguió debido a que el supermercado que lo acabó contratando buscaba buenos jugadores para una liga interna de la cadena. De ahí surgió el interés del Poçoes, que lo ficharía para su club con 22 años comenzando una carrera profesional de alto nivel que le llevó, entre otro, al Sporting de Lisboa.

Donald Thomas No comenzó a entrenar salto de altura hasta los 22 años

El bahameño Donald Thomas cambió el baloncesto por el salto de altura por una apuesta con un amigo, el cual tras verle machacar el aro le retó a saltar en la pista de atletismo. Tras realizar tres saltos perfectos a la primera, sus amigos acudieron rápido a ver a su enrenador y contarle lo que habían presenciado. Dos días mas tarde ya vestía la camiseta de atletismo de la universidad. Un año y medio después de este instante, ganaba la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Atletismo celebrado en Osaka en 2007.