La UCI retira la Vuelta de 2011 a Juanjo Cobo por dopaje

Cobo, a la izquierda, saluda a Froome en el podio de la Vuelta en Madrid./EFE
Cobo, a la izquierda, saluda a Froome en el podio de la Vuelta en Madrid. / EFE

El máximo organismo internacional considera probado que el cántabro utilizó sustancias prohibidas, por lo que la ronda española de aquella edición pasa al palmarés de Chris Froome

Igor Barcia
IGOR BARCIABILBAO

En apenas 24 horas, Chris Froome ha pasado de perder la posibilidar de ganar un quinto Tour a sumar una segunda Vuelta a España en su palmarés. Porque la Unión Ciclista Internacional ha dado a conocer esta tarde que ha considerado probados los indicios de dopaje en el caso de Juanjo Cobo, ganador de la ronda española de 2011, después de estudiar los datos del pasaporte biológico del ya excorredor cántabro. En su comunicado, la UCI considera a Cobo «culpable de una violación de las normas antidopaje, por el uso de una sustancia prohibida entre los años 2009 y 2011 y que ha sido detectada en su pasaporte biológico».

Además, el organismo internacional aplica un castigo de tres años de inactividad para el cántabro, que no tendrá consecuencias prácticas después de que Cobo abandonara hace unas temporadas el ciclismo profesional, pero sí que la sanción tendrá su reflejo en el palmarés del 'Bisonte de la Pesa', que perderá el triunfo más importante de su carrera deportiva, la Vuelta a España de 2011 que logró después de un intenso mano a mano en las montañas de Asturias y Cantabria con Chris Froome, en la primera aparición del británico peleando por una grande.

La UCI no da más detalles del caso resuelto esta tarde respecto al corredor de Cabezón de la Sal, y se limita a añadir que «de acuerdo con las Reglas de Procedimiento del Tribunal Antidopaje, la decisión se publicará en el sitio web de la UCI a su debido tiempo», a la vez que recuerda que la decisión puede ser recurrida en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

La decisión del organismo internacional ha sorprendido por el tiempo que ha pasado desde la victoria de Juanjo Cobo en aquella Vuelta de 2011. Ocho años después, se ha demostrado que, según el comunicado de la UCI, el ciclista que entonces militaba en el Geox infringió las normas antidopaje para subir a lo más alto del podio de la ronda hispana por delante de Froome y de Bradley Wiggins, la doble representación del Sky que no pudo con el ciclista cántabro en la segunda mitad de carrera.

En aquella edición en la que la Vuelta regresó a Euskadi 33 años después a Euskadi –Igor Antón logró una apoteósica victoria en la Gran Vía de Bilbao–, Cobo protagonizó el papel del héroe que renace de sus cenizas para conquistar su gran triunfo. Porque después de ganar la Vuelta al País Vasco en 2007 en el seno del Saunier Duval, vivió la caída del equipo en el Tour de 2008 tras el escándalo del positivo de Ricardo Riccó que obligó a la formación cántabra a retirarse. En 2009, desmotivado, estuvo cerca de dejar el ciclismo, pero Matxin, su entonces director deportivo, le recuperó para que llegara a tiempo de ganar una etapa en la Vuelta y ser décimo en la general. El Caisse d'Epargne apostó por él en 2010, pero su paso no pudo ser más frustrante. Cobo no se adaptó a las exigencias de su nuevo equipo y apenas se dejó ver, por lo que en 2011 regresó con Matxin a formar parte de un nuevo proyecto, el Geox.

Pese a que volvió a tener problemas anímicos, la Vuelta a Burgos previa a la española fue el impulso que necesitaba Cobo para brillar. Fue tercero en la general, y con la moral recuperada, llegó a la Vuelta con la misión de ayudar a Menchov y Sastre, pero la carrera le fue colocando entre los mejores y cuando llegó a La Covatilla, era el único ciclista español en la pelea de una carrera donde Wiggins y Froome eran dos compañeros poco avenidos en el Sky. Eso lo aprovechó Cobo para impulsarse en La Farrapona y el Algliru y colocarse de líder. En Peña Cabarga, cerca de su casa, vivió el gran duelo con Froome por el liderato. Resistió a duras penas, pero Cobo salió de rojo y ya no le pararía nadie hasta Madrid, donde se convertía en el primer cántabro en ganar la Vuelta a España, a sus 30 años.

Pero su gloria fue efímera. Volvieron las dudas, el desánimo, la desgana... Volvió con Unzué al Movistar, sin resultados, y cerró su carrera deportiva en Turquía. Ahora, su nombre vuelve a tomar protagonismo, pero de la peor manera posible, para ver cómo la Vuelta borra su nombre del palmarés.

Más información