Primera etapa de la Madrid-Lisboa: una salida a muerte