Mikel Landa ya piensa en el Tour de Francia

Nairo Quintana y Landa, durante la concentración del equipo en Navarra. /EE
Nairo Quintana y Landa, durante la concentración del equipo en Navarra. / EE

El ciclista del Movistar, que vio afectado su rendimiento por una fuerte caída en la ronda gala, vuelve a marcarse como objetivo la Grande Boucle

Bruno Vergara
BRUNO VERGARABilbao

Mikel Landa tiene una espina clavada con el Tour de Francia. El año pasado, cuando lo tenía todo a favor en la etapa del pavé, sacando tiempo a sus rivales en esa temida jornada, sufrió una fuerte caída que trastocó todas sus aspiraciones de ganar la carrera. El ciclista del Movistar tenía la espalda dañada y no pudo desarrollar todo su potencial. Nada de luchar por la general. Terminó séptimo. Muy lejos de su objetivo. Ahora, a punto de comenzar la preparación de cara la temporada 2019, el corredor de Murgia solo piensa en la ronda gala. «Al Tour quiero y tengo que ir, y no sé qué más», ha manifestado en la concentración que lleva a cabo el equipo todos los años en Gorraiz.

Desde ese traspié en el Tour, Landa se marcó un objetivo: la Vuelta a España y el Mundial de Innsbruck, una cita idónea para escaladores. El ciclista permaneció entre algodones de cara a su recuperación. Hasta el Deportivo Alavés le cedió sus instalaciones para que se tratara de sus lesiones. «Me exigí mucho porque me gustaba la Vuelta y era un Mundial muy especial», y esa presión de cara a estar a punto para competir «me cansó mucho», ha explicado. El ciclista del Movistar, que afirma estar bien, ha tenido que desconectar y «olvidarme de todo». «No es solo lo físico, ya que también hay un desgaste mental», ha señalado.

A pesar de todos los percances y dificultades a las que Landa ha tenido que hacer frente esta pasada temporada, sabe sacar la parte positiva de todo ello. «Me ha enseñado a tener paciencia y a estar tranquilo», ha explicado el ciclista, que ha afirmado que «hay que mantener la calma en los momentos complicados».

Sin descartar el Giro

Landa tiene ya una fecha marcada en rojo en el calendario. El 6 de julio, fecha en el que comienza el Tour, con un recorrido en el que «los escaladores lo podemos hacer bien. A priori nos viene mejor que otros años». El año pasado, Nairo Quintana , Alejandro Valverde y él fueron los líderes de equipo, aunque la apuesta del conjunto telefónico no funcionó como esperaban. «No le pudimos sacar partido», ha explicado. De cara a la edición de 2019, no ha dejado claro si optarán por la misma estrategia, ya que habrá que «ver el objetivo de cada uno».

De cara a estar al 100% en la Grande Boucle, el ciclista no descarta correr el Giro de Italia. La temporada la terminó «prácticamente en agosto» y está «bastante fresco», por lo que no lo ve «descabellado».

El ciclista alavés ha manifestado estar contento de haber acabado la temporada «encima de la bici», ya que el dolor de espalda le impidió rendir en las clásicas italianas. Asimismo ha señalado que la victoria de Alejandro Valverde en el Mundial «salvó los muebles» del equipo.