770 kilómetros sin parar hasta Lisboa

Los periodistas Bruno Vergara y Josu García (izquierda) junto a Rodolfo, Jon e Iker. /
Los periodistas Bruno Vergara y Josu García (izquierda) junto a Rodolfo, Jon e Iker.

Un equipo de lectores y periodistas de EL CORREO participa desde este viernes en una de las carreras más duras del mundo en mountain bike

BRUNO VERGARA / JOSU GARCÍA

Un equipo de periodistas y lectores de EL CORREO ON+ participa desde este viernes en la Madrid-Lisboa Non Stop, una de las carreras de mountain bike más duras del mundo. La escuadra está formada por los lectores Rodolfo Marcos e Iker Lezama, que fueron agraciados en agosto en el sorteo que se realizó entre los suscriptores ON+. Irán acompañados de Bruno Vergara y Josu García. Los reporteros correrán y relatarán la experiencia en la web y el periódico, aportando todos los pormenores de una prueba que tiene un límite de 55 horas para cubrir los 800 kilómetros que separan las dos capitales ibéricas. No estarán solos. Habrá 900 atletas, entre ellos 5 vizcaínos y 13 alaveses.

La competición transcurre por senderos y pistas de montaña en la mayor parte del recorrido. Se atraviesan las provincias de Madrid, Ávila y Cáceres antes de entrar en el tramo portugués. Serán 11.000 metros de desnivel positivo, el equivalente a ascender 22 veces el Pagasarri. El equipo, que cuenta con la colaboración de Bizkairoute y Maestre Bikes, luchará en la categoría de dúos. De esta forma, un lector irá siempre acompañado por un periodista, que relatará todas las incidencias de un camino largo y no exento de peligros. Los participantes tendrán que pedalear de noche y de día por un trazado que no está señalizado. Sólo tendrán la ayuda de un GPS.

No lo dudé

«Vi que EL CORREO buscaba lectores para afrontar este desafío y no lo dudé», explica Rodolfo. Será su primera carrera non-stop, aunque tiene una amplia experiencia en el mundo del ciclismo. Para Iker, el mayor reto será pedalear de noche. «Nunca he competido en condiciones de oscuridad y pocas veces he entrenado con focos», afirma.

La meteorología será otra dificultad añadida. El pronóstico no es nada favorable. Se prevén lluvias intensas y persistentes en el tramo extremeño. Ya desde la salida hay posibilidades de que se produzcan tormentas. De hecho, está vigente un aviso amarillo por precipitaciones en la sierra de Gredos, primera dificultad montañosa a la que se enfrentará el equipo. Será muy importante las pocas horas que podrán descansar en la autocaravana. Para ello llevan un asistente, Jon Espina, que ejercerá de masajista, conductor y cocinero.