El hombre que vendió la última dosis de cocaína a Pantani: «Fue asesinado»

Marco Pantani./E. C.
Marco Pantani. / E. C.

Un narcotraficante napolitano asegura que el ciclista italiano no esnifaba cocaína, sino que la fumaba

Bruno Vergara
BRUNO VERGARA

El 14 de febrero de 2004, los aficionados al ciclismo se despertaron con una noticia trágica para este deporte: Marco Pantani había muerto en la habitación de un hotel de Rimini. El campeón transalpino falleció de una sobredosis de cocaína, según revelaron los informes de la autopsia. Una tesis que no creyeron sus padres ni muchos hinchas del corredor.

Las cuestiones sobre el fallecimiento del joven ciclista, que tenía 34 años y que ya estaba retirado, continuaron durante años. Ahora, quince años después de su muerte, y con el caso cerrado, ha aparecido el hombre que vendió la última dosis a Pantani. Fabio Miradossa, traficante de drogas napolitano, ha sido entrevistado por 'Le Iene', un programa de televisión italiano similar a 'Caiga quien Caiga'. Este individuo asegura que el ciclista «no murió por la cocaína. Marco fue asesinado. Quizás quien lo mató no quería hacerlo, pero sucedió«. Asimismo, cuestiona el trabajo de la Justicia en relación a la investigación del caso. «No sé por qué los jueces y la policía no han investigado más a fondo. Dijeron que Marco estaba delirando por los estupefacientes, pero estoy seguro de que estaba lúcido». Este hombre va más allá en su relato sobre lo ocurrido: »Marco estaba en el Touring (otro hotel en Rimini), consumió allí y cuando volvió al hotel estaba bien«.

Cuando la Policía italiana inspeccionó la habitación donde falleció Pantani hallaron restos evidentes de que alguien había estado esnifando droga. Sin embargo, estos indicios no convencen al narcotraficante napolitano. «Marco no esnifaba cocaína, era una cosa que le daba asco. Él la fumaba, y en aquella habitación solo hay rastros de alguien que ha esnifado. Quien creó esa situación no estaba bien informado», asegura este hombre. Miradossa dice que «él no ha visto restos de fumadores de crack, como botellas de plástico, papel de plata, o bicarbonato para preparar crack».

Dinero en la habitación

El individuo entrevistado en el programa italiano habla de más aspectos que no se conocían. Como por ejemplo del dinero que tenía Pantani en efectivo. «Había llevado 20.000 euros euros a Milán. En la oficina del fiscal les dije que buscaran el dinero porque los que fueron a esa habitación lo buscaban». Al parecer, ese importe del que habla el traficante era para pagarle una deuda a él y «un poco de suministro».

La muerte de Pantani siempre ha estado rodeada de misterio. Un corredor que comenzó a caer en desgracia en 1999. Tras ganar el Giro de Italia y el Tour el año anterior, en la ronda transalpina siguiente fue descalificado después de que en un control se le observaran unos niveles de hematrocrito en sagre fuera de los normal. Superó el límite del 50% permitido, lo que sugería que se había dopado con EPO. Expulsado del Giro, la carrera del ciclista cayó en picado. Un mazazo que le hizo recurrir a las drogas. Aquel otoño comenzó su adicción a la cocaína.

Miradossa era quien le pasaba la droga. Este narcotraficante relata también que fue un hombre de su confianza quien le llevó la cocaína a Pantani. El corredor no tenía el dinero para pagarle, así que su correo le entregó entre 15 y 20 gramos de cocaína. «No se puede morir por esa cantidad de cocaína, porque para los que fuman crack no son realmente 20 gramos, sino menos«. Lo que él tiene claro es que no se suicidó.