Higuita bautiza a la Fundación Euskadi

Higuita entra vencedor en la meta de Portalegre. /f. Euskadi
Higuita entra vencedor en la meta de Portalegre. / f. Euskadi

El joven colombiano logra en la Volta al Alentejo la primera victoria del conjunto naranja

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

La primera victoria de la Fundación Euskadi lleva el nombre de Sergio Higuita, que ha vencido en el primer sector de la cuarta etapa de la Volta al Alentejo, en Portugal. En una jornada corta y montañosa, el último puerto ha hecho la selección y ha dejado a nueve corredores en cabeza, entre ellos dos de la entidad presidida por Mikel Landa, el vizcaíno Txomin Juaristi y el colombiano Higuita, un escalador con punta de velocidad. El final, revirado, era para la habilidad y la fuerza. Todo eso tiene Higuita, que ha culminado el trabajo de todo el conjunto naranja y ha levantado los brazos en la meta de Portalegre por delante del cántabro Mario González, del Euskadi-Murias. En la general, manda Luis Mendonça, con Higuita tercero en el mismo tiempo antes de la contrarreloj que se disputa por la tarde.

Higuita, corredor de 21 años cedido a la Fundación Euskadi por el equipo Education First (el de Rigoberto Urán), ya brilló en las primeras vueltas de la temporada ante rivales como Alejandro Valverde. En la Fundación se han planteado exportar esa imagen de vivero de corredores y también de técnicos. «Nosotros, por nuestra filosofía, nunca ficharíamos un ciclista de fuera –aclara Jesús Ezkurdia, uno de los impulsores del nuevo proyecto–. Nuestro fin es la cantera vasca. Pero queremos demostrar que aquí se hacen bien las cosas. Y nos enteramos de que Sergio andaba buscando un lugar donde formarse. Hablé con su representante y todo cuadró».

Higuita, la revelación de la pasada Vuelta a Colombia, ya ha firmado un contrato con el Education First, el equipo de Rigoberto Urán. Pero es aún un dorsal sin hacer, verde. Le sobra fuerza y le falta oficio. Así que ha elegido hacer este máster en la «universidad» de la Fundación Euskadi, donde permanecerá unos meses. Es de Medellín, de una familia sin dinero para lujos como una bicicleta. En el primer curso de Primaria, con seis años, su profesora de gimnasia apuntó a toda la clase a una carrera, «El Clásico», organizada por un periódico local. Desde ese día quiere ser ciclista. Esperaba cada año hasta que llegaba la siguiente edición. Era su fiesta. Sueño.

Ingresó en la mejor cantera colombiana, dirigida por el técnico Luis Fernando Saldarriaga, las manos que formaron a Nairo Quintana y Esteban Chaves. En el equipo Manzana Postobón ganó en la cima de Manizales, en la última Vuelta a Colombia. Con su rostro infantil pudo con todos los veteranos, incluido Óscar Sevilla. La lupa de los ojeadores se fijó en él. Las escuadras del UCI World Tour se disputan las perlas colombianas. Higuita eligió ir al Education First, pero antes, bien aconsejado, pasa unos meses de transición en el Euskadi. A tomar esa decisión le ayudó Peio Goikoetxea, que antes corrió en el Manzana Postobón y ahora lo hace en la Fundación.

«Es un orgullo que el Education First, uno de los grandes equipos del World Tour, confíe en nosotros para formar a Sergio», agradece Ezkurdia. Las dos partes se benefician. Higuita crece y, con él, la Fundación «gana en visibilidad». «Tener un corredor de ese nivel nos da un plus. Nos ayudará a progresar». Y en la Volta al Alentejo, el joven colombiano ha mostrado al mundo ciclista el maillot naranja que no hace tanto sumaba triunfos en el Tour, el Giro y la Vuelta. Más cerca, en Laukiz, otro producto de la Fundación, Eneko Aramendia ha ganado la carrera de categoría amateur.