6.000 raciones de pasta y 2.500 hamburguesas en El Soplao, una prueba ciclista para valientes

Algunos participantes ponen a punto sus bicicletas./JAVIER ROSENDO
Algunos participantes ponen a punto sus bicicletas. / JAVIER ROSENDO

La prueba requiere de un ingente esfuerzo de logística para atender a los participantes

MARCO GARCÍA VIDART

El frío y la lluvia que se auguran para mañana no los podrá impedir nadie. Pero habrá con qué combatirlos. Si alguien quiere un caldo, habrá 450 litros esperando. Y si lo que se prefiere es refrescarse un poco por tanto esfuerzo realizado, 50 barriles de cerveza -30 litros cada uno- aguardan en meta. La prueba ciclista cántabra Los 10.000 del Soplao se ha agigantado hasta alcanzar cifras que imponen respeto. Según ha ido aumentando el número de participantes -entre hoy y mañana, 8.500-, ha crecido todo de forma exponencial hasta convertirse en lo que es hoy, la prueba deportiva más multitudinaria de las que se celebran en la región y una referencia ya no sólo en España.

Aunque hay un punto de la geografía nacional que se resiste. «Dan ganas de invitar a alguien de Melilla», señalaba hace unos días Jesús Maestegui, el director de la prueba, al hacer entrega del cheque con la ayuda que El Soplao presta a la Fundación Vicente Ferrer. Porque de la ciudad autónoma nunca ha venido nadie. En esta edición, vendrán de casi todas las partes de España. Y también de Europa. Portugal, Reino Unido -viene un club entero de Manchester-, Francia, Suiza... Así hasta los 8.500. Para que ninguno de ellos pase sed, hay preparados 79 palés con bebidas. En cada uno, 800 litros. Así que hay 63.200 litros de bebida isotónica, agua y Coca-Cola. Entre esos 8.500, a casi 7,5 litros por cabeza. En las diferentes pruebas, habrá en total 20 puntos de avituallamiento.

Y de comer, tampoco faltará. Los plátanos, fieles compañeros de viaje de todo deportista que se precie, serán tan abundantes que convertirán a la comarca en una pequeña Canarias. 208 cajas con 120 piezas cada una (24.960 plátanos en total) esperan su turno para saltar al 'prao'. Aún más hay en cuanto a chocolatinas. El equipo de Mars en este Soplao está compuesto por 40.000 unidades.

ALGUNAS CIFRAS

63.200
litros de bebida para las distintas pruebas, entre isotónicas, agua y Coca-Cola.
6.000
raciones de pasta se servirán a los participantes en la zona de meta
8.500
son los inscritos en las distintas pruebas de esta edición de Los 10.000 del Soplao.

Para los que quieran comer algo más contundente, en esta edición habrá 2.500 hamburguesas de carne de vaca tudanda. Y de los 450 kilos de jamón serrano saldrán infinidad de lonchas. Un producto que en muchas ocasiones pide algo de queso para combinar. Sin problema. Hay disponibles 250 kilos. Aunque si se quiere combinar ese queso con jamón de york y hacerse un sandwich, hay también barra libre. De ese fiambre hay otros 250 kilos. Para hacerse el bocadillo, 1.440 paquetes de pan de molde aguardan a los participantes de Los 10.000 del Soplao. A 28 rebanadas cada uno, 40.320. Si a alguno le da el bajón de azúcar, para esas rebanadas habrá nocilla para untar en cantidades industriales. 600 kilos. Para los que quieran reponer fuerzas de forma más clásica, 6.000 raciones de pasta, 7.000 salchichas y 3.600 huevos fritos -habrá que freírlos el mismo día de la prueba- o 120 kilos de lomo. Por comida no va a ser. Si sobra, aunque no suele ser mucho, lo menos perecedero se dona a una Oenegé.

La seguridad

Si las cifras destinadas a cuidar el estómago de los participantes asustan, las encargada de velar por su integridad durante las pruebas no son menos. 268 personas se encargarán de que todo salga lo mejor posible. De ellas, el colectivo más amplio es el de los voluntarios de Protección Civil, que suma 50 efectivos. La Guardia Civil desplaza a 35 agentes al Soplao -aunque habrá también patrulleras en el mar para el Soplaoman-, y los técnicos de ambulancias serán 32. Cruz Roja aporta una treintena de voluntarios y 30 serán también los fisioterapeutas que en la meta alivien tantos miles de sufrimientos. Veinticinco enfermeras, 20 conductores médicos, dos hospitales de campaña, otros tantos helicópteros... El dispositivo de seguridad está coordinado en todo momento por radio y GPS para actuar lo más rápido posible donde se necesite.

La previsión del tiempo no es buena. Frío y lluvia. Protección Civil recomienda a los participantes llevar ropa adecuada para el agua y el frío; calzado que procure buen agarre; comida y bebida; el móvil cargado totalmente y protegido del agua, y una batería auxiliar, dado que el frío hace que los dispositivos se descarguen con mayor celeridad. Al llegar a la meta habrá para tomar un cafetuco caliente -El Dromedario provee para hacer 300 litros-. En Los 10.000 del Soplao no falta de nada para hacer frente a cualquier contingencia.