Primera experiencia en Miribilla

Schreiner se prepara para conectar con Larsen durante el partido del domingo en Oviedo./María Gómez
Schreiner se prepara para conectar con Larsen durante el partido del domingo en Oviedo. / María Gómez

El Bilbao Arena descubre hoy una LEB Oro que el RETAbet trata con respeto, sin dejar de asumir que se encuentra entre los favoritos

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

No nos hemos visto antes en una así. No en Miribilla. El Bilbao Arena, otrora templo sagrado reservado a los fastos de la ACB, la Eurocup y la Euroliga, abre esta tarde sus puertas a una competición menor, que no por tal deja de merecer el máximo respeto. A fin de cuentas es donde merece estar la franquicia por hacer mal las cosas en lo deportivo, con el atenuante de la incidencia en su anemia del lastre económico de una deuda insoportable. La LEB Oro fue cosa de La Casilla. Hasta hoy. Pátina de humildad y al lío.

Llega el RETAbet Bilbao Basket a su estreno liguero como local con la duda de cómo reaccionará su gente. Se sabe que está con el equipo. Cantan los cerca de cinco mil abonos adquiridos y la gran representación de la marea negra el pasado domingo en Oviedo. Pero arrancar ante los tuyos entre semana no es lo ideal, por lo poco representativo de la verdadera dimensión que tendrá Miribilla este curso. El alma del equipo, su público, tiene un rol vital. Lejos de frases hechas, su energía será la que pueda marcar el rumbo de la franquicia en todos los frentes abiertos, incluso fuera de las canchas. Patti Smith cantaba en 1988 lo que acabó convertido en himno. «People have the power» . Sí, la gente tiene el poder, incluso en el entorno de unas canastas de baloncesto.

La primera piedra de toque como local es un TAU Castelló que llega de ganar a El Prat en la jornada inaugural. Prueba del mimo y respeto con que se hacen las cosas en el club levantino la da que su técnico, Toni Ten, acumula ya trece temporadas en el cargo, con dos ascensos desde la Liga EBA en su hoja de servicios. Ha conseguido mantener media plantilla de la que se coló, más o menos contra pronóstico, en la lucha por conquistar la ACB.

Con kimono

Su cuota de exLiga Endesa la aportan Joan Faner (Menorca), Javier Lucas (Etosa Alicante) y Juanjo García (CAI, Manresa y Unicaja), mientras que el exotismo corre a cargo del base Isao Kinoshita, que aspira a convertirse en el primer jugador japonés que compite en la LEB Oro. Su fichaje cumple con una de las cláusulas del acuerdo de patrocinio cerrado entre el club y una importante empresa energética nipona. Llamaba la atención hasta la foto oficial con los emisarios del TAU Castelló vistiendo los protocolarios kimonos.

Anécdotas al margen, el RETAbet quiere, necesita, que la pelota se ponga en marcha en Miribilla. «Tenemos muchas ganas de jugar en casa. Queremos demostrar qué equipo somos. Un profesional siempre tiene nervios, pero después de ver la gente que nos acompañó a Oviedo sabemos que aquí vendrá mucha más. Intentaremos jugar con alegría para que la afición disfrute nuestro baloncesto». Lo dice Thomas Schreiner sin olvidar un recordatorio. «Lo digo desde el inicio, la LEB es muy igualada y este año no es diferente».

«El objetivo es volver a ver diez mil almas llenando el campo»

Ya sintió la materialización del cambio en el Pumarín. Para hoy le quedará aún cierto cosquilleo cuando vea que son sus pupilos los que acceden al parqué de corto y él luce el impecable traje oficial. Pero Álex Mumbrú sólo proyecta su atención a lo que le aguarde este curso a su equipo.

«Sólo hemos ganado un partido, en la prórroga y en una pista muy difícil. Ahora jugamos en casa, aunque no sea lo mejor hacerlo un miércoles a las ocho para que Miribilla esté lleno. Espero que la gente nos acompañe porque esta temporada es muy importante que nuestro campo sea un fortín y seamos capaces de cerrar filas». Su discurso es claro, continuista con el que ofrecía desde el púlpito de la capitanía.

Avisa de que el Castelló «viene de hacer un buen partido. Tiene muy claro a lo que juega y lo hace bien». Le tranquiliza que el RETAbet sabe que «habrá días en que no meteremos desde fuera aunque todo el equipo está capacitado para hacerlo. Es importante ser capaces de cambiar, aunque lo idóneo es estar acertados desde fuera», comenta rebobinando la cinta de la visita al Oviedo.

Y aunque las metas son inequívocas, Mumbrú las viste con sedas de reto a compartir. «Estamos intentando que la gente vuelva, que esté con nosotros. El objetivo es volver a llenar Miribilla, ver a diez mil almas llenando el campo y disfrutando de nuestro equipo». Eso se consigue con «victorias» y «creyendo» en el trabajo diario.

Más información

 

Fotos

Vídeos