Campo atrás

Marianistas, el primer campeón

Marianistas, el primer campeón

El equipo del colegio vitoriano inauguró el palmarés del baloncesto masculino al imponerse en una liga a las formaciones de tres batallones, una organización juvenil y al centro San José

Roberto Arrillaga
ROBERTO ARRILLAGA

El trofeo no era grande ni precioso. Era único. El primero. El baloncesto masculino arrancaba oficialmente. Se lo ganó un colegio, Marianistas, y lo hizo contra tres batallones, una organización juvenil y San José.

Con 500 socios a razón de 5 pesetas al mes, la Sociedad Deportiva Vitoriana (SDV) se encargaba del deporte senior en la ciudad. En especial de aquellas disciplinas que no tenían federación propia o no albergaban ningún esfuerzo asociativo en torno a clubes. La SDV era el embrión de la Vitoria ciudad del deporte que nacía justo al lado del cementerio Santa Isabel. Era un complejo deportivo envidiable con un campo de fútbol, dos canchas de tenis, una pista hípica, otra de atletismo y por supuesto, una para el baloncesto: el primer centro cívico de la ciudad.

Jaime Ozores, delegado de Hacienda en Álava, presidía esa sociedad donde cada deporte era tratado en exclusiva, con un responsable al frente. Todos menos uno, el baloncesto, que compartía delegado con el atletismo. Santos Navarro, ante la nueva responsabilidad, acude al Frente de Juventudes para pedir consejo a Cecilio Fernández de Retana. Comenzaron enseguida a organizar un campeonato.

La escuadra de San José con Ángel Zaldívar y Miguel Merino, de calle.
La escuadra de San José con Ángel Zaldívar y Miguel Merino, de calle.

Lo primero, el reclutamiento de al menos 42 jugadores que formasen seis equipos que compitieran a una sola vuelta. En primer término, los colegios. Marianistas se tomaba el baloncesto en serio. Tenían (sigue en su sitio original) uno de los dos campos colegiales de Álava, el primero de todos, y lo utilizaban nada menos que 27 equipos. El otro colegio con 'campo' de baloncesto, San José, tenía un par de aros, entre los árboles y el cobertizo del patio, a los que dedicaban horas los chiquillos en partidos intramuros.

En segundo lugar acudieron a los regimientos. Los tres equipos militares, Flandes, Artillería 25 y Artillería 46, se sumaron rápidamente. Ya participaban en la liga de fútbol y les pareció buena idea hacerlo en la de baloncesto a pesar de la falta de experiencia de sus jugadores. El sexto contendiente sería el Frente de Juventudes, que tuvo que ceder algunos de sus jugadores para completar los otros conjuntos. No les importó perder potencial porque el mayor interés de la organización era tener a los mejores jugadores listos para los campeonatos nacionales del Frente.

El Frontón Vitoriano

Con la participación resuelta, faltaba determinar el escenario. Ozores llegó a un acuerdo con el Frontón Vitoriano para el alquiler durante cinco sábados, a razón de 500 pesetas por jornada. Los partidos del campeonato de baloncesto servirían de previa al estelar de pelota aunque la realidad fue muy distinta, ya que los partidos cambiaban de día y hora en función de la programación del frontón.

Se designó también un comité de competición presidido por Santos Navarro cuyos árbitros eran Cástor Mancilla, Ángel Zaldívar, Cecilio Fernández de Retana y el propio Navarro. La mayoría de los encuentros, en los que no jugaba o arbitraba, fueron anotados por Ángel Zaldívar cuyo sustituto fue Sáez de Ibarra, de Flandes. El reloj corrió a cargo de D. José.

himno compuesto por 'El Macu', profesor de matemáticas de Marianistas.

El 24 de marzo de 1950 arrancó el I Torneo de Primavera con un Artillería 46-Marianistas. Fue de claro dominio colegial por 4 a 30. La buena asistencia a los encuentros obligó a disputar una segunda vuelta. Los artilleros del 25 deciden retirarse y los del 46 hicieron lo propio dos jornadas más tarde sin conseguir una victoria. Tras ocho partidos, Marianistas y Frente de Juventudes se juegan el campeonato el 14 de junio. En las gradas ganan los colegiales y en la pista, también. Marianistas se hace con la primera competición oficial de baloncesto en Álava.

El Frente de Juventudes, si se lo preguntan, ganó la fase previa al sector del campeonato de España batiendo a Navarra y a Gipuzkoa. Al sector, disputado en la plaza de la Santísima Trinidad de San Sebastian, sobre adoquines de deporte rural, se desplazaron desde Vitoria un par de jóvenes parientes. Uno de ellos defendió la camiseta de Álava y su primo la de Valladolid. Florencio contra Jesús. El Globo versus Calzados El Cid. Los vallisoletanos arrasaron.

1950 es el año que alumbra al Vasconia de fútbol nacido en la vitoriana calle Cuchillería y en la que se constituye oficialmente la Federación Alavesa de Baloncesto con la presidencia de Cecilio Fernández de Retana, pero esto es otra historia...

El equipo colegial venció en la final del torneo, disputada el 14 de junio de 1950, al Frente de Juventudes