La afición de la Final Four da el visto bueno a Vitoria