La Euroliga ya tiene perfilado su cartel para la próxima temporada

El CSKA en pleno celebra sobre el parqué del Buesa Arena su triunfo en la pasada Final Four, un título que defenderá el próximo curso en una Euroliga con 18 equipos./sergio pérez
El CSKA en pleno celebra sobre el parqué del Buesa Arena su triunfo en la pasada Final Four, un título que defenderá el próximo curso en una Euroliga con 18 equipos. / sergio pérez

La única incógnita es quién ocupará la plaza asignada por invitación

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

La Euroliga rebelde que rompió amarras con la FIBA y echó a andar en la temporada 2000-01 cumplirá su vigésimo aniversario el próximo curso como el torneo de referencia en la élite europea de clubes. La guerra con la entidad internacional sigue abierta, aunque aquel proyecto en el que creyó y que ayudó a impulsar el Baskonia es hoy el foco principal del baloncesto en el Viejo Continente. Su filosofía sigue siendo clara; el juego revestido de proyectos atractivos y sólidos en lo empresarial, con un hilo cada vez más tenue con las ligas domésticas. Los tropiezos en los torneos nacionales ya no tienen consecuencias dramáticas para aquellos clubes que poseen una licencia A. En ese grupo de elegidos, el verdadero organismo rector de la competición, se encuentra el club vitoriano.

La licencia A es la carta exclusiva que, con una vigencia de diez campañas, se otorgó hace tres años a los once clubes con más peso deportivo y económico. Son el centro de poder del torneo y constituyen la parte inamovible del cartel de las tres últimas temporadas. También lo será de la próxima, que ya tiene perfilado el cuadro de participantes. Solo falta una plaza, que será asignada por invitación.

La del ejercicio 2019-2020 será la Euroliga de los dieciocho. El nuevo sistema de licencias que arrancó en el curso 2016-17 promovió la instauración de la fase regular como método de competición a costa de reducir el número de equipos participantes, de 24 a 16. Ahora, el espíritu de expansión se encarna en la llegada del Bayern Munich y el Asvel Villeurbanne. Ambos clubes reciben una invitación por dos temporadas a modo de salvoconducto para apuntalar dos proyectos atractivos. El club bávaro ya es una referencia asentada en una Bundesliga en la que maneja el presupuesto mayor. Alemania sigue siendo en mercado en el que asentarse para la Euroliga. Una economía sólida y una cultura deportiva que no está al capricho de grandes magnates y da prioridad al crecimiento sostenido. Es la política del Bayern, pero también fue la de un Bamberg ahora en horas bajas, o la del Alba Berlín. De hecho, la escuadra berlinesa certificó ayer su retorno a la Euroliga tras superar en los play off de semifinales de la Liga alemana con un 0-3 al Ewe Baskets Oldenburg. El equipo que dirige Aíto García Reneses y que construye el canario Himar Ojeda jugará contra el Bayern la serie final de la Bundesliga. Con el equipo de Munich ya invitado, el Alba Berlín se apropia de la plaza que concede la Euroliga al mejor equipo de la competición alemana.

Cuatro clubes ACB

El retorno del club berlinés a la élite continental también alimenta las opciones de que Voigtmann recale en sus filas y cambie de aires a pesar de los deseos del Baskonia de prorrogar su contrato en Vitoria. Alemania suma dos proyectos sólidos a la Euroliga, también focos de atracción de jugadores de calidad. En cualquier caso, la Liga ACB seguirá siendo la más representada en la Euroliga. Baskonia, Real Madrid y Barcelona siguen en calidad de poseedores de la licencia A mientras que el Valencia Basket toma de nuevo el ascensor tras proclamarse campeón de la Eurocup. Se cumple el límite máximo de equipos españoles que permite el torneo. La Liga ACB disfrutaba de una plaza de Euroliga para el mejor clasificado sin licencia A. Sin embargo, queda anulada tras el triunfo taronja en el segundo torneo europeo. Este asiento vacante se convierte en una invitación que será cursada a finales de mes a un club que definirá la asamblea de propietarios de la Euroliga. De momento, hay un grupo nutrido de solicitantes; Unics Kazan, Partizan, Buducnost y Lokomotive Kuban están entre los favoritos.

La Liga adriática también concede al campeón un pase a la azotea del baloncesto continental. El propietario de este salvoconducto es el Estrella Roja, que volverá a defender el orgullo serbio en la Euroliga tras un solo año de ausencia. La Liga VTB disputa su play off final con el CSKA y el Khimki como protagonistas. Los dos estarán también entre los mejores el próximo curso en la Euroliga. Con la ampliación de 16 a 18 equipos, el torneo amplía su calendario, con la amenaza de chocar con los de las competiciones domésticas. Cuatro jornadas más y la necesidad de adecuar la preparación a siete semanas con doble ración de partidos continentales. Y la sede de la Final Four, aún por confirmar pero con una fecha celebración que se podría posponer a la última semana de mayo.

Los datos

10
Son los países que estarán representados en la próxima Euroliga, a falta de designar la última plaza por invitación. Son España, Rusia, Grecia, Turquía, Alemania, Francia, Serbia, Israel, Italia y Lituania.
11
El grupo fuerte de equipos con licencia A se mantiene inamovible. Está formado por Baskonia, Barcelona, Real Madrid, Olympiacos, Panathinaikos, Anadolu Efes, Fenerbahce, CSKA, Maccabi, Armani Milán y Zalgiris.
2
Dos clubes son los invitados con una licencia bianual; el Asvel Villeurbanne y el Bayern Munich. Ambos han disputado la Euroliga con anterioridad. El Estrella Roja vuelve como campeón de la Liga adriática. El Khimki y el Alba Berlín lo hacen como mejores clasificados de sus competiciones domésticas entre los equipos sin licencia A y el Valencia, como vencedor de Eurocup.
7
La ampliación de 16 a 18 equipos aumentará la duración de la fase regular a 34 jornadas. Habrá no menos de siete semanas con doble ración de partidos continentales.