Cuartos de final

La mejor España, a la lucha por las medallas y al Preolímpico

La selección española celebra el pase a semifinales y al Preolímpico. /@BaloncestoESP
La selección española celebra el pase a semifinales y al Preolímpico. / @BaloncestoESP

Astou Ndour lidera a la campeona, que dio otra exbibición de juego coral y defensivo para barrer a Rusia y repetir semifinales en el Eurobasket

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

La mejor España se exhibió en el primer partido realmente trascendental del Eurobasket para entrar de nuevo en la lucha por las medallas con su brillante clasificación para las semifinales y firmar su pasaporte para el Preolímpico del próximo mes de febrero. No falló la selección española en el duelo más decisivo de lo que va de campeonato, para cumplir el primer objetivo que se había planteado, que era ganarse el derecho a disputar el torneo que la debe llevar a los Juegos de Tokio 2020 y, de paso, repetir semifinal continental (contra Serbia) y pelear así por medalla en nueve de las diez últimas ediciones del Europeo.

Al estar ya entre las seis mejores en Belgrado, España se aseguró el billete para el Preolímpico, pero no parece dispuesta a parar hasta tener la posibilidad, no sólo de subir otra vez al podio, sino de revalidar el título de Europa. De momento acumula cuatro victorias, tras haber evitado el cruce de octavos, después de que en el de cuartos diese otra demostración de poderío y juego colectivo, jugando su mejor partido del Eurobasket. No había conseguido aún una sobresaliente versión, pese a comenzar muy fuerte ante Ucrania, ya que le tocó sufrir frente Gran Bretaña y Letonia. Con un día más de descanso que Rusia y tiempo suficiente para conjurarse a emerger como la campeona que es, España dio en cuartos otra lección de juego coral y defensivo, anuló a la estrella de la selección exsoviética, Maria Vadeeva, y se mostró de nuevo como un conjunto pleno de ambición y con pocas fisuras, liderado por Astou Ndour (24 puntos y 12 rebotes para 32 de valoración), que no deja de crecer y ha hecho olvidar a la antes imprescindible Sancho Lyttle.

Merced a su fantástica defensa y a un buen acierto en tiros de dos (del 39% al descanso, para acabar con el 38%), España llegó a tener una primera máxima ventaja de 19 en la primera parte (44-25), dejando a Maria Vadeeva con sólo cuatro puntos (un tiro libre y un triple al descanso). La enorme diferencia de valoración en el primer tiempo entre ambos equipos (61 de España frente a 19 de las exsoviéticas, con 103-47 al final) demostró que como bloque el equipo de Lucas Mondelo barrió de la pista a su rival, sobre todo en un segundo cuarto en el que mandó Laura Nicholls, líder del sacrificio defensivo en la pintura, acabando con Vadeeva.

78 España

Palau (8), Cruz (7), Xargay (11), Nicholls (11) y Ndour (24) -quinteto inicial-. Domínguez (7), Gil (3), Ouviña (5), Abalde (2), Casas (-), Pina (-) y Vilaró (-).

54 Rusia

Beglova (7), Fedorenkova (1), Shilova (6), Vadeeva (6) y Vieru (7) -quinteto inicial-. Beliakova (2) , Gladkova (1), Leshkovtseva (4), Levchenko (8), Logunova (2), Maiga (4) y Musina (6).

PARCIALES:
19,16, 25-12, 17-17 y 17-9.
ÁRBITROS:
Özlem Yalman (Turquía), Radomir Vojinovic (Montenegro) y Thomas Bissuel (Francia). Eliminada: Laura Gil.
INCIDENCIAS:
Partido de cuartos de final del Eurobasket de Letonia y Serbia 2019, disputado en el Belgrado Arena.

La pívot cántabra que es todo físico y carácter debió retirarse cojeando en el último minuto, pero con su alegría y euforia mientras era atendida fuera de la pista demostró que no había que preocuparse por su estado. También se engrandeció antes del descanso la figura de Anna Cruz, que acabó la primera mitad con cinco puntos, cinco asistencias y cuatro rebotes. La pelea por los rechaces ante la altura de las jugadoras rusas era una de las mayores preocupaciones de España, pero la campeona de Europa también las dio un repaso en este aspecto, con 27 capturas frente a 15 en la primera parte, para acabar con 48 (22 de ellos ofensivos) por 35 de las perdedoras.

Sólo necesitó España dos triples de cuatro intentos en el primer tiempo para demostrar ya su tremenda superioridad, de nuevo con la bandera del juego colectivo como una de sus principales armas, con diez asistencias del grupo en cada mitad. Sin embargo, en el terreno individual, además de Nicholls y Cruz, también comenzó a deslumbrar antes del descanso Astou Ndour, poderosa ante las torres rusas, dominadora, valiente y efectiva (7 de 11 en tiros de dos) y, de nuevo Marta Xargay, que aprovechó su talento y capacidad de desequilibrio para irse al descanso como máxima anotadora del partido en ese primer tiempo en el que España sólo pasó un pequeño apuro cuando no pudo frenar tres penetraciones seguidas de las rusas que propiciaron un 0-6 a favor de Rusia.

Sin embargo, España se lo devolvió con creces en la recta final de una segundo cuarto en el que, relanzada por la presión, los robos, la velocidad y su claridad ofensiva, firmó un 13-0 de parcial, con las campeonas en su mejor momento de juego y las rusas desaparecidas, sin encontrar la manera de frenar el huracán. Y el rebote ofensivo no dejó de crecer tras el descanso, pese a que Rusia, a la que no le quedaba otra que dar un paso al frente, impidió que España ganase el tercer parcial.

Sin embargo, fue en ese cuarto en el que la selección de Mondelo obtuvo su máxima ventaja, de 22 (58-36), defendiendo, corriendo y divirtiéndose ante un adversario muy irregular e inexperto, que no encontraba a ninguna jugadora capaz de liderar su ataque. Con la defensora del título lanzada desde la dirección por la incombustible Laila Palau y con Astou Ndour inmensa en la zona, España tenía setenciado el triunfo a falta de diez minutos, por lo que no le preocupó estar más de dos minutos sin anotar en el último período, en el que la pívot de origen senegalés siguió en estado de gracia, y no sólo por dentro, sino también desde el exterior, logrando incluso un triple de los tres (de nueve lanzamientos lejanos) anotados por la campeona.