Baloncesto

Al Araski le faltó contundencia para ganar al Mann Filter

Izaskun García inicia una entrada a canasta./Hugo Madariaga
Izaskun García inicia una entrada a canasta. / Hugo Madariaga

El equipo vitoriano sufre su tercera derrota en su feudo a manos de un gran equipo comandado por Paola Ferrari

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Las ganas por recuperar sensaciones, engrasar la máquina, o comenzar el nuevo 2018 con buen pie solo se quedaron en intenciones. Los hechos consumados fueron dispares, entre buenos y regulares para darse de bruces contra un equipo maduro, hecho, compacto y liderado por una superclase llamada Paola Ferrari. La uruguaya, con muchos kilómetros en sus piernas, con una rodilla rota hace un año, a sus 32 años vive una segunda juventud en Zaragoza, donde es la reina de un equipo con un quinteto inicial que juega más de 34 minutos por partido. Ante semejante minutada, la uruguaya llevó al profundo desencanto a un público entregado a la causa de un Araski batallador que de la mano de Silva y Tudanca puso mucho corazón para remontar y luego caer resignado.

Perder en Mendizorroza duele, pero reconocer que tu rival es superior significa que a tu baloncesto le faltan elementos. El Lactural ART Araski está en una rampa de salida para dar otro paso en su progresión, pero algo le falla. Para empezar, piezas en un puzle algo desbaratado por la marcha definitiva de Roundtree y el mazazo anímico que supone o los problemas de salud de Van Den Adel que desde hace dos jornadas no permiten que la holandesa rinda como se espera de ella.

69 Lacturale ART Araski

Etxarri (4), Diallo (6), Tudanca (15), Silva (21), Forster (8) –quinteto inicial–, Molinuevo, García (7), Aldalur, Van Den Adel, Agirre (4) y Pardo (4).

78 Mann Filter

Ocete (11), Abalde (9), Ferrari (23), Barbee (13), Tuukkanen (12) –quinteto inicial–, Lahuerta (3), Esparcia y Gimeno (5).

parciales.
14-16, 17-19, 13-20 y 25-23.

Con la lección aprendida del partido de ida y la derrota por 24 puntos, el planteamiento inicial fue conservador. Sin riesgos defensivos, pero conteniendo bien los peligros del rival, el Araski tomó el protagonismo anotador con una decidida Tudanca y una dominadora Diallo para abrir una ventaja de cinco puntos (14-9). Un pequeño espejismo dilapidado con pericia por el talento de Ocete y Pascua para sumar un parcial 0-7 y ponerse por delante en el choque.

Caer con dignidad

Entre la falta de puntería en el tiro libre, hasta nueve oportunidades erradas, y los fallos de bulto en canastas bajo el aro, las de Víctor Lapeña empezaron a castigar sin clemencia con la americana Barbee y Abalde inspiradas y las ráfagas de una aparentemente agotada Ferrari que se iría con valoración negativa al descanso. El 23-33 (minuto 17) reflejaba la máxima renta de diez puntos y un momento muy delicado. La entrada en cancha de Molinuevo y de la capitana Laura Pardo fue providencial para dotar al equipo de intensidad defensiva, lástima que a las vitorianas les faltara puntería. Dos triples consecutivos de Tudanca acortaban distancias al descanso (31-35). Urieta pidió a las suyas un paso más en la retaguardia, con una defensa zonal bien ejecutada que anuló tres ataques consecutivos de las visitantes y muchas pérdidas para un total de 18.

Ajena a esas dificultades, el recital de Ferrari con dos triples oportunos empezó a hacer daño en las locales que no conseguían acortar diferencias sino todo lo contrario al cierre del tercer acto (44-55). Urieta llevó a Silva al puesto de escolta para aprovechar sus lanzamientos triples. La solución venezolana, junto con Tudanca, tuvo la conexión perfecta para seguir creyendo a falta de cinco minutos para el final (60-60). La remontada tras un parcial 9-0 parecía cambiar las tornas, pero ante el Mann Filter tanta tibieza te penaliza.

Al Araski le faltó contundencia, devorar con fiereza a su rival. Herido pero vivo, el conjunto aragonés tiró de los galones de Ferrari para volver a poner las cosas en orden. La uruguaya estuvo todo el encuentro dosificando fuerzas, jugando con poco ritmo, para llegar a los instantes finales con la suficiente frescura para matar el choque. El Araski ya no tuvo tiempo para creerse la enésima remontada y cayó con dignidad después de someter al cuarto mejor equipo de la liga. Las vitorianas se abonan esta temporada al sufrimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos