La afición del Fenerbahce se hace notar en el Buesa Arena, sede de la Final Four de la Euroliga