«Peleamos cuerpo a cuerpo, pero con respeto y solidaridad»