'Campeona de la semana'

«Mi vida gira en torno al bádminton, aunque no vivo de ello»

La vasca tiene el objetivo de terminar en el 'top 50' al terminar el año. /E. C.
La vasca tiene el objetivo de terminar en el 'top 50' al terminar el año. / E. C.

La joven donostiarra de 21 años Clara Azurmendi se alza con el Torneo de Eslovenia, su cuarto campeonato internacional. Ahora sueña con poder tomar parte en el Mundial de Suiza

Jon Ander Goitia
JON ANDER GOITIA

Acababa de ganar el Torneo Internacional de Bádminton de Eslovenia y lo celebró haciendo turismo. Clara Azurmendi se alzó el sábado con el oro en este campeonato y, lejos de grandes fiestas donde se descorchan infinitas botellas de champán, lo festejó con un tranquilo paseo junto a su tío por la ciudad. «Algo tomas, sí, pero como viajamos solas a las competiciones no tenemos con quién celebrarlo», argumentaba la deportista donostiarra. Y eso a pesar de que no le fue sencillo vencer a la danesa Sofie Holmboe Dahl. «Es una jugadora muy fuerte, que pelea hasta el final todos los puntos». ¿Y cuál era entonces su talón de Aquiles? «Meter un ritmo más que ella», bromea Azurmendi.

Apenas 45 minutos necesitó la donostiarra para deshacerse de la danesa. «El primer set lo perdí. Me dije a mí misma que no podía dejar escapar el título y apreté lo máximo que pude». Así, hasta terminar imponiéndose por 14-21, 21-17 y 21,18 y sumar su cuarto título internacional. Es por ello que EL CORREO quiere destacarla como 'Campeona de la semana' por no darse nunca por vencida y coronarse en un nuevo torneo europeo. «Es reconfortante que tengan en cuenta tus victorias, porque tienen detrás muchas horas de entrenamiento. Ilusiona también que se dé voz a este deporte», celebra la jugadora.

«No me veo practicando otro deporte que no sea el bádminton»

Fue un torneo de cara o cruz, de gloria o fracaso. «Los partidos estuvieron muy igualados. Tanto que podía terminar siendo la campeona, como podía caer en primera ronda». Es por ello que estudió a fondo a todas sus rivales. Esa dedicación tuvo sus frutos y el premio le llegará al término de la semana, cuando se actualicen las clasificaciones. «Estoy en el puesto 88, pero con la victoria subiré unas posiciones», celebra la deportista. ¿Objetivo? «Terminar el año dentro del 'top 50'». Además, dado su alto nivel sobre las pistas ahora espera poder acudir a la cita mundialista que acogerá Suiza del 19 al 25 de agosto. Un lugar que ocuparía en el caso de que, finalmente, las lesiones no le permitiesen viajar a Carolina Marín.

Poder tomar el billete mundialista sería «uno de mis sueños», confiesa. Representar al país en un deporte por y para el que vive. «Mi vida gira en torno al bádminton. Entreno entre cinco y seis horas diarias, más lo que estoy en el fisio. Es cierto que pierdes vida social y que no vivo de este deporte, pero me apasiona», desliza Azurmendi. Y al que le guarda una inquebrantable fidelidad. «No me veo practicando otra modalidad que no sea el bádminton. Dejaría el deporte, es malo para la salud», ríe.

«Veo a mi familia dos veces al año»

Hace pocos días -exactamente el 4 de mayo- Clara celebró su cumpleaños. El plan quedó en manos de sus amigas, quienes le tenían preparada una sorpresa. «Me dijeron que íbamos a cenar a un restaurante de Burgos y en el coche me dormí. Cuando me desperté estaba en casa, con mis padres», recuerda alegre. Una sorpresa doble, porque son contadas las ocasiones que tiene para reunirse con su aita y ama. «Al año les veo como dos veces», confiesa la donostiarra que vive desde los 14 años en Madrid, en el Centro de Alto Rendimiento.

Y eso que empezó en el bádminton gracias a su familia. «Tenía 7 años cuando mi hermano me dijo que probase este deporte en unas extraescolares. Me gustó y dejé de lado el baloncesto. Me decanté por el raro ja, ja, ja». Con los años su alto nivel no ha pasado desapercibido. «Siempre he entrenado con chicos y gente mayor». Y las victorias no se hicieron esperar. «No recuerdo mi primer triunfo, pero sí el campeonato Sub-13 en Teruel. Tenía 11 años y cuando lo gané terminé llorando». ¿Qué ha cambiado de Clara Azurmendi desde ese campeonato hasta este último? «Nada, sigo siendo la misma», responde con humildad.