La santurtziarra Eider Fuentes, campeona del mundo máster en 50 libre

Eider sonríe con su medalla, mascota y diploma. /
Eider sonríe con su medalla, mascota y diploma.

La nadadora, que ayer se hizo con la plata en los 50 mariposa, se convierte en la segunda campeona mundial de Santurtzi tras el éxito cosechado por la futbolista Nerea Nevado en el Mundial sub17 disputado en diciembre en Uruguay

Jon Garay
JON GARAY

Ahora sí que sí. Si ayer la santurtziarra Eider Fuentes se hizo con la medalla de plata en los 50 metros mariposa en los campeonatos mundiales máster que se están disputando en la ciudad surcoreana de Gwangju, esta madrugada -mañana allí-, se ha hecho con el oro en su gran especialidad, los 50 metros libre. De esta forma, la nadadora, a sus 35 años, se convierte en la segunda campeona mundial de Santurtzi en apenas unos meses, ya que la futbolista Nerea Nevado hizo lo propio en el Mundial sub 17 disputado en Uruguay el pasado mes de diciembre.

No ha sido nada fácil la prueba. La ya campeona se medía a la rival que este miércoles la había batido en los 50 mariposa, una competidora de Singapur. Ambas nadaban por las calles centrales. Un cara a cara en toda regla. Pero esta vez el resultado ha sido otro. Sus 27.18 segundos, récord de España de la categoría entre 35 y 39 años, le han valido para imponerse y cumplir el sueño de 'conquistar' Corea con el que ella y el resto del equipo del club de natación de Santurtzi partieron hacia el otro extremo del mundo.

«Estoy muy contenta», ha declarado la deportista ya con el oro colgado de su cuello y con una gran sonrisa brillando en su rostro. « Y me he quitado un gran peso de encima», ha añadido en referencia tanto a la presión que se pone ella misma como a la que procede de buena parte de los que conocían su reto. Prueba más que superada pese a reconocer que «no me he encontrado nada bien. Mañana, en el relevo estaré mejor».

Porque el Mundial no ha terminado todavía. Podría caer otro récord de España, que el equipo ya batió en Valladolid hace apenas unas semanas, y alguna medalla más en los 50 metros braza, otra de las especialidades de Eider. Sea como sea, la que fuera subcampeona de Europa hace dos años, ha subido un escalón, el más difícil, y ya es campeona del mundo.