Regreso aciago a las pistas de Carolina Marín

La onubense no pudo evitar caer en la primera ronda del Abierto de Vietnam. /EFE
La onubense no pudo evitar caer en la primera ronda del Abierto de Vietnam. / EFE

La campeona olímpica, mundial y europea de bádminton cae en la primera ronda del Abierto de Vietnam en su reaparición tras permanecer más de siete meses lesionada

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

La falta de ritmo le pasó factura. Más de siete meses después de sufrir una aparatosa lesión en su rodilla derecha con la rotura del ligamento cruzado anterior, a finales de enero, la tricampeona del mundo y medallista olímpica Carolina Marín reaparecía en Vietnam con la mirada puesta en los próximos Juegos de Tokio. Para su vuelta había escogido un torneo de no mucha exigencia, pero no pudo evitar caer ante la número 69 del ranking mundial, la tailandesa Supanida Katethong (2-0), ante la que nunca antes se había medido.

Un encuentro que se decidió en apenas 50 minutos. La onubense empezó con una ventaja de cinco puntos al inicio del primer set (10-5), pero no consiguió despegarse de su contrincante, que poco a poco iba recuperando terreno gracias a su agresividad y a los errores de la española, hasta imponerse en el marcador 24-22.

La larga inactividad de Marín se notó en la pista asiática. En el segundo y último set del partido volvió a estar casi siempre por delante, pero con escasa ventaja, dejándole en bandeja el triunfo a la tailandesa tras acumular de nuevo varios fallos en los últimos tantos. «Estoy bastante decepcionada. Por un lado contenta por las sensaciones de la rodilla, no he tenido ningún problema, pero no estaba preparada mentalmente y eso me ha hecho no estar concentrada en el plan de juego. En los finales de set no estuve pensando en la táctica que habíamos preparado y me he puesto más nerviosa. No he confiado en mí misma», relató.

Hasta el puesto 25 del mundo

Pese a que su respuesta tras el largo parón era una incógnita, Marín había viajado a Vietnam con la idea de llevarse el torneo, aunque antes de que diera inicio reconoció que su objetivo era «ir encontrando las sensaciones en la pista». Una competición que escogió como preparación para el Masters 1000 de China, que arranca la próxima semana con las mejores de mundo.

Después, enlazará con el Máster 500 de Corea del Sur, y los Masters 750 de Francia y Dinamarca en noviembre con el objetivo de irsumando puntos y conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde espera revalidar el oro conseguido en Río 2016. De momento, debido a su lesión ocupa el puesto 25 en el ranking mundial, pero poco a poco espera ir escalando posiciones de nuevo hacia lo más alto.