Tenis

Naomi Osaka, una jugadora diferente

Naomi Osaka, una jugadora diferente
EFE

IGOR DEL BUSTO

El tenis femenino cuenta desde hace unos meses con una jugadora diferente que esta semana ha alcanzado la cima de la clasificación WTA: Naomi Osaka. De padre Haitiano y madre japonesa, Naomi se ha impuesto en los dos últimos Grand Slam celebrados, el Open USA en Septiembre 2018 y el Open de Australia la semana pasada.

Se trata de una jugadora ni grande ni pequeña pero con la cabeza muy bien puesta. El concepto equilibrio y consistencia no es muy habitual en el tenis femenino. En los chicos el número 1 del mundo ha ido rotando los últimos 15 años entre Federer, Rafa y Djokovic. En las chicas, por el contrario, el baile de números 1 es contínuo, salvo algún momento de estabilidad con Serena Williams. Un dato determinante es que en este recientemente finalizado Open de Australia había en el cuadro principal once jugadoras que han sido número 1.

Serena (319 semanas)

Wozniacki (71)

Halep (64)

Azarenka (51)

Kerber (34)

Sharapova (21)

Jankovic (18)

Venus (11)

Pliskova (8)

Muguruza (4)

Osaka (1*)

Además, las 10 primeras del mundo cambian cada año. Salvo los muy entendidos poca gente es capaz de decir quiénes son las 10 primeras del mundo hoy. Naomi Osaka, de momento, muestra una estabilidad y una consistencia poco habitual. Además saca bien, tiene una derecha correcta (hay veces que «se le dispara») y cuenta con un gran golpe de revés con el que hace lo que quiere. Con el revés le da igual que venga muy rápida, siempre la empala bien y hace un gran número de winners y/o passing shots. En base a su gran coordinación suele restar muy delante por lo que resulta muy incómoda para sus rivales. Mentalmente, de momento, es muy estable. Sabe levantar situaciones difíciles y no se viene abajo fácilmente. Recordemos el numerito de Serena en el US Open o los Match ball que perdió en el segundo set de la final de Australia contra Kvitova. En ambos casos supo aguantar bien la situación y hacerse con el partido. Y a pesar de su cara angelical tiene un gran Killer Intinct y es muy ganadora.

Físicamente es completita: es rápida, tienen anticipación, es resistente, flexible y coordinada. Una de sus asignaturas pendientes es el juego en tierra batida. En los próximos meses nos sacará de dudas. A las chicas no les suele durar mucho «la racha». De momento la japonesa sigue imbatida en los Grand Slam desde el Open USA, es decir 14 partidos ganados y ninguno perdido, lo que, junto a otros buenos resultados, le ha aupado al número 1 mundial.

No sé qué pasará en el futuro pero, de momento, es la mejor.

Temas

Tenis