Waterpolo

Un mar de lágrimas tras el primer tanto en un Mundial

Dos integrantes de conjunto coreano llorando en el banquillo. /FINA
Dos integrantes de conjunto coreano llorando en el banquillo. / FINA

La curiosa imagen la protagonizaron las integrantes de la selección de waterpolo femenino de Corea del Sur pese a caer goleadas por Rusia

laura gonzález
LAURA GONZÁLEZ

Jugaban en casa, en los Mundiales de natación de Gwangju 2019, y han llamado la atención no precisamente por sus victorias y por su calidad en el agua. La selección femenina de waterpolo de Corea del Sur, formada por exnadadoras que fueron recluidas apenas un mes antes de la cita, sin haber jugado nunca anteriormente un partido de este deporte, salvo su portera, dejó esta semana una imagen de lo más curiosa. Y es que consiguieron anotar su primer gol en un Mundial, obra de Kyung Da-seul, lo que vivieron de una manera muy sentida, estallando en lágrimas nada más que el balón impactó en el fondo de las mallas.

En el partido anterior sufrieron un severo correctivo por parte de Hungría, quien dejó el marcador en un sonrojante 64-0. Con esto también escribieron otra página más de la historia de los mundiales ya que nunca antes se había firmado una derrota tan abultada. Los parciales lo decían todo: 16-0, 18-0, 16-0 y 14-0.

Rusia tampoco les dio muchas facilidades. Terceras en el Mundial de 2017, encarrilaron el partido desde el inicio. En el último cuarto ya se podía ver un 27-0 en el luminoso y cuando parecía que el partido terminaría así, a falta de cuatro minutos para el final apareció la joven Kyung Da-seul para hacerse con la pelota y anotar el único tanto de las suyas y de toda Corea del Sur. Un gol que desató la emoción entre sus compañeras y que ha dado la vuelta al mundo.

"Me encantaría quedarme el balón pero no tengo ni idea dónde está. Estaría muy agradecida si alguien lo encuentra para mí", bromeaba la autora del gol una vez terminado el partido. "Cuando disparé no creía que iba a ir dentro, pero di todo lo que tenía. No podía haberlo logrado sin mis compañeras", admitía.