Remo

Isuntza y Ondarroa se suman a Deusto y Kaiku en la Liga ETE femenina

Las remeras del Isuntza./ISUNTZA
Las remeras del Isuntza. / ISUNTZA

JULEN ENSUNZA

El remo femenino se hace fuerte en Bizkaia palada a palada. De hecho, este año serán cuatro las embarcaciones de la provincia en liza en la Liga ETE -Segunda División- en lugar de las tres que compitieron la campaña anterior. Isuntza y Ondarroa, que salieron juntas bajo la denominación de Lea Artibai, cuentan con efectivos suficientes para iniciar la andadura en solitario y se sumarán así a Deusto y Kaiku que tienen ya con una importante bagaje a sus espaldas.

Este cuarteto, eso sí, parte con aspiraciones bien distintas en una competición que tuvo su pistoletazo de salida ayer en aguas de Pasaia. Las 'tomateras', segundas durante gran parte de la competición el verano anterior, aspiran, bajo la dirección una vez más de Fernando Beperet, a pelear por un puesto en el play-off de ascenso a la Liga Euskotren.

La 'Bizkaitarra', por su parte, también quiere seguir creciendo. El entorchado vizcaíno y el billete para La Concha cosechado en 2018 hace que las verdinegras sean ambiciosas también en una liga en la que la rivalidad será máxima. La juventud es una de sus señas de identidad. Ondarrotarras y lekeitiarras tienen objetivos bastante más modestos.

El testigo de San Juan

La Liga Euskotren, por su parte, afronta el año cero después de San Juan con pleno de botes guipuzcoanos de nuevo. La pentacampeona liguera y de La Concha, tras perder la práctica totalidad del plantel ganador, ha decidido iniciar un nuevo ciclo desde abajo y su plaza en la élite ha sido cubierta por Hondarribia.

Ante la ausencia de las 'batelerak' todo hace indicar que será Orio quien coja el testigo. Las 'aguiluchas' -todavía no han ganado una bandera en Primera División- han dominado la pretemporada y también tendrán como rivales a Arraun Lagunak y Donostiarra.