Automovilismo

Sara Fernández: «Muchos pilotos no han querido correr conmigo porque era mujer»

Posando con su casco rosa, con el que colabora con la lucha contra el cáncer de mama junto a Rallycar. /S. F.
Posando con su casco rosa, con el que colabora con la lucha contra el cáncer de mama junto a Rallycar. / S. F.

La copiloto cántabra Sara Fernández sueña con disputar el Mundial de rally después de haber logrado el campeonato de Europa de la categoría ERC 3 Junior junto a Efrén Llanera. Un triunfo inédito en el automovilismo español

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

La gasolina corre por sus venas. El motor y la velocidad lo son todo para ella. Un mundo que le ha rodeado desde pequeña y en el pese a las dificultades ha sabido hacerse un hueco, y al máximo nivel. Sara Fernández es una de las pocas mujeres que compite en el panorama internacional como copiloto de rallies. Ahí se desenvuelve a la perfección y prueba de ello es el reciente Campeonato de Europa que ha logrado a sus 33 años junto al burgalés Efrén Llanera, en la categoría ERC 3 Junior, con un Peugeot 208 R2 del Rally Team Spain.

Un triunfo inédito para el automovilismo español, que lleva el sello de una pareja que ya ha festejado en dos ocasiones el título nacional. «Creo que ninguna mujer lo ha ganado antes. Para mí es el premio más importante de los que he conseguido a lo largo de mi carrera. La recompensando a todo el trabajo duro, después de que la pasada temporada nos quedáramos cerca tras sufrir una avería mecánica», relata a este periódico. Una victoria que sin embargo llegó de una manera un tanto curiosa, en el Barum Rallye Zlín de la República Checa. A Llanera y Fernández les dieron la noticia minutos después de haber finalizado la carrera, tras una rectificación en los tiempos. «Se tuvo que cancelar el último tramo por un accidente y tanto nosotros como nuestro principal rival (Jean-Baptiste Franceschi y Benoit Manzo) habíamos hecho parte de él, por lo que decidieron darnos a cada uno el tiempo que merecíamos».

Ese era el principal objetivo de la temporada para la santanderina, quien lleva en los rallies 14 años. «De pequeña aprendí a andar en moto de motocross. Con una de ellas mi padre fue campeón de España. Mis hermanos también compitieron pero yo veía que había como una barrera física, no sentía que estuviera preparada para ello, por lo que me decanté por los coches», explica. En los inicios reconoce que le tocó vivir varias situaciones machistas. «Muchos pilotos no han querido correr conmigo porque era mujer. Al principio no les gustaba que una chica fuera mejor que ellos, y menos en un deporte que es como masculino. Me tocó soportar algún que otro desprecio. Entonces nos veían débiles pero ya le hemos dado la vuelta a la tortilla y estamos más integradas».

Arriba, festejando en marzo su triunfo junto a Efrén Llanera en el Rally de Las Azores. / S.F.

Por todo ello asegura que los primeros años fueron «bastante duros». «Había mucha presión. Estaban todos pendientes de las pocas chicas que estábamos y parecía que todo lo que hacías, estuviera bien o no, siempre iba a ser criticado y muy mirado». Ahora mismo se siente un ejemplo para las niñas que se decantan por la velocidad y las cuatro ruedas. «Entiendo que viéndome a mí pueden ver que si luchan pueden conseguir todo lo que quieran y que no por ser un mundo de hombres no van a poder competir y ganar. Cada año hay más que se interesan por los rallies. Se sigue demostrando que nada nos impide hacer lo mismo o incluso mejor que ellos».

«Cada año hay más chicas que se interesan por los rallies. Se sigue demostrando que nada nos impide hacer lo mismo o incluso mejor que ellos»

El cometido de Sara Fernández como copiloto es vital en plena carrera. Ella es la que le canta el recorrido a quien se encuentra a los mandos del volante, leyendo el libro de ruta e interpretando el trazado al instante, para tratar de ir lo más rápido posible, además de estar al tanto de los horarios de control de la organización y servir de nexo de unión con todo el equipo, entre otras muchas funciones. Con Efrén Llanera compite desde 2016, después de que su compañera Ángela Vilariño, con la que estaba en el equipo Opel España, decidiera abandonar los rallies y se decantara por la montaña. «Ahí ya no necesitas copiloto y yo me quedé libre. Justo Efrén buscaba alguien porque su piloto no podía dejar el trabajo y no tenía disponibilidad. Nos pusimos en contacto y desde entonces corremos juntos».

Estado en el que quedó su coche después del duro accidente sufrido en junio en Polonia.
Estado en el que quedó su coche después del duro accidente sufrido en junio en Polonia. / S.F.

Y así, compartiendo vehículo, ambos sufrieron un fuerte accidente este año en el mes de junio en Polonia, a unos 160 kilómetros por hora, cuando peleaban por la victoria. «Ha sido el más aparatoso de los que he vivido y el más duro sobre todo en lo psicológico, porque teníamos esperanzas de hacer un buen rally allí y sabíamos que eran unos puntos muy valiosos». Un peligro que a la cántabra no le echa para atrás, sino todo lo contrario, haciendo gala de su enorme ambición. «Lo que más me gusta de esto es competir, correr para ganar, y sobre todo en carreras en las que vas en igualdad de condiciones, en las que sales con la presión de que tienes que vencer sí o sí», explica a este periódico.

A los mandos del volante

El sueño de Sara Fernández, después de lograr el título continental, no es otro que correr el Campeonato del Mundo. «También el poder entrar en un equipo oficial. Lo veo un poco a largo plazo porque entiendo que hay muchas cosas que mejorar y pasos que dar, pero desde que empecé he ido poco a poco y creo que con el Europeo es una buena base para llegar al Mundial».

Este 2019 tardará mucho tiempo en olvidarlo. Y es que además de este gran éxito ha decidido dar un paso importante en su carrera poniéndose ella misma a los mandos de un volante. «He dado el salto a la izquierda. Tenía ganas de probar cosas nuevas. Empecé a competir en la Copa Ford Focus Vasconavarra, un campeonato que es de tierra. No es la misma profesionalidad con la que corro siendo copiloto con Efrén, en el que contamos con un programa becado por el CSD (Consejo Superior de Deportes), pero aunque es un poco amateur es muy especial para mí». Entre todas las citas de este otro calendario destaca el Rally Princesa de Asturias, que forma parte del Campeonato de España y que disputará esta misma semana. «Voy con un Citröen, lo que también me hace mucha ilusión. Me lo tomo como una recompensa por todo lo que he hecho este año. Quiero poder correr un rally para mí, para poder disfrutarlo».

Fernández y Llarena a su paso por los aledaños del Coliseo en la disputa del Rally de Roma.
Fernández y Llarena a su paso por los aledaños del Coliseo en la disputa del Rally de Roma. / S.F.