'Campeonas de la Semana'

Las «hermanas» del voleibol, campeonas de Euskadi

Oihane Gutiérrez juega la pelota hacia Nerea Ruiz. /E. C.
Oihane Gutiérrez juega la pelota hacia Nerea Ruiz. / E. C.

Nerea Ruiz y Oihane Gutiérrez se hacen con el oro en el campeonato autonómico celebrado el domingo en la playa de Zurriola. «Era nuestro objetivo de la temporada», confiesan

Jon Ander Goitia
JON ANDER GOITIA

Pagaron de su bolsillo el desplazamiento desde Sestao (Bizkaia) hasta Donostia para poder disputar el Campeonato de Euskadi de Voleibol Playa. A medias, un 50% cada una. Tomaron la AP-8 y pusieron rumbo a la playa de Zurriola. En mente, un único propósito: «Ganar el torneo». Y lo lograron, Nerea Ruiz y Oihane Gutiérrez se colgaron el oro en la tarde del domingo tras imponerse en una «disputada» final que no se dilucidó hasta los últimos puntos. Se subieron a lo más alto del cajón y, lejos de una lluvia de champán, lo celebraron con el resto de padres del Sestao CV, equipo en el que militan. Una foto para el recuerdo y viaje de vuelta a casa, costeando de nuevo el desplazamiento. Porque el premio por ser las campeonas autonómicas absolutas solo conlleva un trofeo.

Pero esta pareja de «hermanas» que se forjó hace tres años, así describen su estrecha relación, sueña con seguir realizando largos viajes en carretera durante mucho tiempo: «El voleibol es nuestra vida», confiesan. Y no creen que la victoria de este pasado fin de semana sea fruto de una casualidad. «Nos conocemos muchísimo. Somos una pareja que puede dar muchos triunfos», apunta Gutiérrez. «Tenemos el mismo objetivo, disfrutar en cada partido y pelear por la victoria», añade Ruiz. Es por ello, por su incondicional dedicación al voleibol y por sus triunfos -y los que están por venir- que EL CORREO quiere destacarlas como 'Campeonas de la Semana'. «Estamos muy agradecidas por ver reconocido nuestro esfuerzo y dedicación en este deporte», agradecen.

Y es que para colgarse este oro, la pareja tuvo que sudar cada punto. «En la final nos enfrentamos a dos rivales que conocemos desde hace muchos años. Hemos entrenado con ellas y sabemos cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles», apunta Ruiz, de 22 años. Así lo reflejó también el marcador. «Empezamos muy fuertes, con un buen juego. Pero nos desconectamos un momentos y consiguieron remontarnos», recuerda Gutiérrez, de 20 años. Un primer set (18-21) que sería para las jugadoras del Getxo Bolei. El nivel era tan parecido que el segundo set reflejó el mismo tanteador, aunque con diferente suerte, ya que fueron las sestaotarras las que conseguirían igualar la contienda.

Oihane Gutiérrez pelea hasta la última bola.
Oihane Gutiérrez pelea hasta la última bola. / E. C.

«Ganar el segundo set nos llenó de confianza y encaramos el decisivo de mejor manera», explica Ruiz. Aunque, el punto conseguido por unas era respondido de igual forma por las otras. Los cartones avanzaban de uno en uno en los dos equipos. Nadie conseguía esa renta que a uno le hace verse con el oro en el cuello. «Teníamos mucha tensión en el cuerpo, no conseguíamos desplegar nuestro mejor juego». Hasta que las sestaotarras revasaron los 10 puntos, momento en el que se rompió la final. «Conseguimos encadenar cuatro puntos seguidos y nos hicimos con la victoria», rememora Nerea. «Lástima que el partido terminase con un fallo de saque de ellas, no es plato de buen gusto ganar por un error de la contraria», añade Oihane.

De la pista a la arena

Una victoria que comenzó a forjarse en abril. «Durante el año competimos en pista. En verano, para seguir jugando, lo hacemos en los torneos de playa», explican. Un cambio que para nada es sencillo. «Necesitamos un mes para coger ritmo en la arena: saltar, caer y levantarse, hacer frente al agotamiento... », apunta Ruiz. Una completa adaptación que logran «al de dos semanas». Y con el impulso que supone esta victoria, ahora buscarán hacer un buen papel en el campeonato nacional. Porque ser las mejores en Euskadi les da el billete para enfrentarse a las mejores del país. Aunque, aún no tienen clara su participación. «Coincide con el arranque de la pretemporada de la Superliga 2, por lo que no sabemos si podremos acudir», se lamenta Gutiérrez.

La casualidad quiso que Nerea Ruiz y Oihane Gutiérrez se encontrasen en el camino. «Mi compañera dejaba atrás su etapa como Sub-21 y tuve que cambiar de pareja. Probamos a ver qué tal nos iba juntas y nos fue bien», recuerda Ruiz. Y tanto, porque a las pocas semanas se hicieron con el Campeonato de Euskadi Sub-21 y el bronce en el Campeonato de España de Voleibol, a lo que se suma otra tercera plaza en el Campeonato Nacional Universitario de este año. «Ahora buscamos hacernos con más torneos, somos una pareja que en el futuro puede dar triunfos. Y lo haremos juntos, al menos en la playa», añade Oihane.

Eso sí, esta relación no se limita a las líneas que acotan la pista, sino que continúa más allá de los polideportivos. «Pasamos tantas horas juntas, nos entendemos tanto, que ya somos casi hermanas», confiesan las dos. ¿Y cómo describe una a la otra? «Oihane es muy trabajadora, divertida y positiva». «Nerea es increíble, la mejor compañera que se puede tener». Con esas palabras que se dedican una a la otra no es de extrañar que ambas quieran continuar sus carreras de la mano. Y, sino, ligadas a este deporte. «Llevo 13 años en este mundo. Me gusta tanto que si lo dejase me gustaría seguir teniendo relación con él», expresa Ruiz. «En mi tiempo libre entreno a chavalas. Dedico el 100% al voleibol», añade la compañera. Un amor por este deporte que empieza a dar sus frutos a esta pareja de «hermanas».

Nerea Ruiz salta hasta lo más alto para sentenciar el juego con un certero golpe.
Nerea Ruiz salta hasta lo más alto para sentenciar el juego con un certero golpe. / E. C.