Una fiesta final sin victoria en La Benedicta pero con mucho que celebrar

Las gradas del polideportivo vizcaíno presentaron un gran aspecto en el último choque de la temporada. /C. V. SESTAO
Las gradas del polideportivo vizcaíno presentaron un gran aspecto en el último choque de la temporada. / C. V. SESTAO

El Club Voleibol Sestao cae en casa ante el subcampeón en el último choque de su histórica temporada, en la que pese a su debut en la segunda categoría nacional ha conseguido hacerse un hueco entre las mejores

EL CORREOBilbao

La Benedicta fue una fiesta para despedir la temporada del Club Voleibol Sestao. El equipo verdinegro, con la permanencia en la Superliga 2 ya asegurada, no pudo poner la guinda a la su gran campaña con una victoria y cayó por 0-3 (23-25, 17-25 y 18-25) ante un Extremadura Arroyo obligado a ganar para asegurarse la segunda plaza que le otorga el billete para la fase de ascenso a la máxima categoría. El marcador, sin embargo, no empañó en absoluto la gran jornada de la que disfrutaron los varios cientos de aficionados que abarrotaron el pabellón sestaoarra.

El conjunto cacereño apenas dio opciones a un cuadro local ya salvado desde hace dos jornadas. El Sestao tuvo fases de buen juego, pero no fue suficiente para poner en aprietos a un rival que se jugaba mucho en este envite. La técnico, Paki Blanco, abrió la rotación y las jugadoras menos habituales durante el curso tuvieron su oportunidad en el encuentro.

"A pesar del 0-3 en el primer set hemos dado mucha guerra. Arroyo se jugaba mucho y se ha notado. Era complicado, pero hemos demostrado que este equipo sin tensión sabe jugar a voleibol. Estamos muy contentos. Dejar a tres equipos por detrás en esta liga puede parecer fácil, pero ni mucho menos lo es", declara el presidente de la entidad César Ruiz, quien destacó sobre todo el gran ambiente que se vivió en las gradas. "Hemos llenado con muchos niños y niñas y eso es fundamental para nosotros. Ahora toca disfrutarlo y empezar a pensar en el futuro y, sin volvernos locos, intentar crear un equipo más competitivo para la próxima temporada".

Homenajes

A la conclusión del partido el club rindió homenaje a los equipos infantil y cadete femenino, y al cadete-juvenil masculino, todos ellos campeones de Euskadi. También fue reconocida Maitane Salazar. La jugadora más veterana del equipo, de 32 años, no seguirá la próxima temporada y se convierte así en la primera baja de una plantilla que se reforzará para su segunda campaña en la Superliga 2, en la segunda categoría nacional.