España se proclama subcampeona del Mundo de waterpolo playa

Imagen del partido apenas unos segundos antes de que finalizara. /RFEN
Imagen del partido apenas unos segundos antes de que finalizara. / RFEN

El conjunto nacional cayó ante Estados Unidos (14-12) en Corea del Sur en un apretado partido. Un torneo en el que esta modalidad participó a modo de exhibición

EL CORREO

El equipo español femenino de waterpolo playa cayó derrotado este jueves frente al de Estados Unidos, por 14-12, en la final del Mundial que se disputa en Corea del Sur, en un campeonato en el que participa como deporte de exhibición. En los anteriores encuentros, las jugadoras españolas derrotaron a China y Australia, pero el martes perdieron frente a las norteamericanas, quienes volvieron a ser su verdugo en el decisivo partido.

Este último choque fue muy disputado desde el inicio. La primera mitad acabó con victoria de Estados Unidos por 8-7, un tiempo en el que el conjunto hispano llegó a colocarse por encima (2-3). Una de las integrantes de la selección, Helena Lloret, reconoció al final que le quedaba «una experiencia un poco agridulce, porque la meta no era ésta«.

Haber perdido los últimos dos partidos frente a Estados Unidos (el primero por 7-13) «siempre te deja ese sabor de boca de que podemos hacer más», añadió la jugadora. Por su parte su compañera Alejandra Aznar destacó el juego «muy igualado, muy cansado y duro». «Ellas tienen una mayor resistencia, y creo que han aguantado mejor«, añadió, recordando que en el duelo anterior las propias españolas habían salido un tanto »distraídas«. »Esta vez estábamos concienciadas de quiénes son y cómo juegan, y nosotras también salimos a morder«.

Por su parte, el seleccionador español, Javier Aznar, no tuvo reproche alguno para las suya. «Se han dejado todo en el agua». «Hemos tenido opciones de ganar hasta el minuto y medio final. El equipo ha dado la cara y hemos competido hasta el final«, insistió.

¿En qué cosiste el waterpolo 'beach'?

Muchos se estarán preguntando en qué consiste el waterpolo 'beach', o quizá se lo estén imaginando. La principal diferencia con la modalidad clásica es que en vez de disputarse en una piscina los partidos se llevan a cabo en un recinto de 15x10 metros en el mar, con la dificultad que conlleva el oleaje. Pero en este caso, en el Mundial de Corea del Sur, se ha trasladado la competición de exhibición no frente a la playa como es habitual, sino en una piscina de la Universidad de Nambu, con las normas y el particular reglamento de este deporte. En él, la pista es más pequeña que en el waterpolo tradicional, por lo que el número de jugadores también es menor. Solo juegan cuatro al mismo tiempo, un portero y tres más, con la posibilidad de que el guardameta pueda salir de por el resto del campo.

Son de la misma manera más pequeñas las dimensiones de las porterías, y el tiempo también se acorta, con dos partes de diez minutos cada una. Una modalidad en la que, visto lo visto en el transcurso de este Mundial, las chicas de España darán mucho que hablar.