Cara y cruz en el torneo Bizkaia

Araiztegi suelta la derecha, mientras que Espinar manda a su compañera a cubrir el 'txoko'/JORDI ALEMANY
Araiztegi suelta la derecha, mientras que Espinar manda a su compañera a cubrir el 'txoko' / JORDI ALEMANY

Araiztegi y Maite Ruiz de Larramendi jugarán la final tras su victoria de ayer, mientras que Larrarte y Arrillaga se quedan sin opciones

JUAN PABLO MARTÍN

La segunda jornada del torneo Bizkaia de pelota mano femenina deparó una de cal y otra de arena en el frontón de Miribilla. Araiztegi y Maite Ruiz de Larramendi consiguieron el billete para la final tras su triunfo frente a Patri Espinar y Maddi Mendizabal (16-22), mientras que en el otro grupo Larrarte y Arrillaga quedaron sin opciones tras su derrota (14-22) ante Arrieta y Etxaniz. La segunda plaza para el partido cumbre se la jugará esta última pareja contra Olatz Arrizabalaga y Olatz Ruiz de Larramendi en la tercera y definitiva jornada de la competición que tendrá lugar el viernes. Urien y Maider Mendizabal, por su parte, se medirán a Espinar y Maddi Mendizabal por la segunda plaza que otorga el derecho a luchar por la tercera plaza.

En el primer encuentro, la delantera de Mallabia y la navarra tuvieron que emplearse a fondo para superar a la de Usansolo y la guipuzcoana. El encuentro se prolongó durante casi una hora y se cruzaron a buena 637 pelotazos. Las delanteras arrancaron asumiendo riesgos pero no estuvieron excesivamente afortunadas en el remate, por lo que el peloteo imperó durante muchas fases de la contienda. Maite Ruiz de Larramendi fue otra vez el pilar de la combinación vencedora por su seguridad y porque consiguió tapar bien huecos. Buscó bien la altura del frontis y la pared.

Controlado

Las que vistieron de azul arrancaron mejor, pero sus rivales reaccionaron e igualaron la contienda hasta en cuatro ocasiones. La última, en el cartón 15. Fue entonces cuando Araiztegi encadenó un par de tantos seguidos que no pudieron ser contrarrestados por sus rivales. Espinar se la jugó pero las cosas no le salieron, por lo que la ventaja de las azules se incrementó.

En el segundo partido de la tarde, Arrieta y Etxaniz cumplieron los pronósticos, pero también tuvieron que ponerse serias ante una combinación guipuzcoana que resultó más compleja de lo esperado. La zaguera de Etxebarria y su compañera tuvieron el choque controlado desde los primeros compases y lograron una ventaja cómoda (1-5 y 6-12) merced que estuvieron más sólidas en su juego.

Sin embargo, las guipuzcoanas se resistieron. Arrillaga mejoró sus prestaciones a medida que transcurrieron los minutos y el choque se endureció. Los tantos se alargaron, pero no consiguieron acortar su desventaja por debajo de los cuatro tantos. Les faltó encadenar un par de buenas acciones en los momentos clave para llevar mayor incertidumbre al marcador.

Arrieta y Etxaniz supieron responder a la perfección. Taparon huecos y cambiaron sus posiciones cuando hizo falta y el tanto entró en plena ebullición. En los últimos compases del choque el cansancio hizo más mella en la pareja colorada. Realizaron más errores porque asumieron riesgos y vieron como sus rivales no desaprovechaban sus oportunidades. Tras 742 pelotazos y 57 minutos el choque quedó visto para sentencia.

 

Fotos

Vídeos