En Zaragoza

A dos semanas de la pretemporada desaparece un equipo femenino por problemas económicos

Celebrando un triunfo en un torneo la pasada temporada. /CD OLIVER
Celebrando un triunfo en un torneo la pasada temporada. / CD OLIVER

El Club Deportivo Oliver prescinde de su conjunto de Segunda División, lo que ha roto de un plumazo el sueño de sus 16 jóvenes jugadoras

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

En la estacada e impotentes. Así es como se sienten las 16 integrantes del Club Deportivo Oliver, convenido del Villarreal, que esta semana recibieron la noticia de que la entidad zaragozana renunciaba a la plaza en Segunda División y por tanto a su conjunto femenino, a falta de apenas dos semanas para el inicio de la pretemporada. Se enteraron a través de su entrenador, a quien se lo comunicaron a través de un mensaje en su teléfono móvil. «Nadie nos había avisado, ni siquiera dejado intuir, que esto iba a pasar. Somos 16 jugadoras, todas ellas aragonesas, comprometidas e ilusionadas por una nueva temporada de duras semanas de entrenamiento y viajes, y ahora mismo nos encontramos en una situación de impotencia y de enfado. 16 jugadoras, muchas de ellas rechazando propuestas deportivas mejores, que nos quedamos sin equipo«, denunciaron las propias futbolistas a través de un comunicado en las redes sociales.

Una aventura en Segunda que ha durado tan solo una temporada, tras el ascenso el pasado verano. Un equipo formado hace dos años, por jugadoras de la tierra, de las tres provincias de Aragón, que soñaban con dar el salto y progresar, y que defendían el escudo del Oliver sin recibir salario alguno, consiguiendo en cambio una merecida salvación. Ahora es la propia entidad la que les deja en la estacada. «Solo habíamos recibido palabras de reconocimiento, que éramos el orgullo del club, que ahora se quedan vacías, porque nos quedamos sin apoyos. Nadie se ha dignado a comunicarnos nada, ni siquiera la noticia final«.

Las jugadoras critican los modos y las formas en que se ha producido este desenlace, asegurando que no saben si podrán seguir «haciendo lo que más les gusta», que es jugador al fútbol, ya que el club les ha dejado «sin futuro». «Solo nos queda denunciar esta situación, y cómo no agradecer a quienes nos han apoyado hasta el final y han creído en nosotras. Lamentablemente no podemos decir lo mismo del Club Deportivo Oliver».

«Somos 16 personas que no sabemos si vamos a poder hacer lo que más nos gusta porque el C.D. Oliver ha decidido dejarnos en la estacada, sin equipo, sin futuro»

Horas después la propia entidad se pronunciaba a través de una nota en la que explicaba los motivos que le habían llevado a tomar esta decisión, remarcando que la creación del equipo en 2017 implicaba la llegaba de unos patrocinadores que finalmente no aparecieron. «Aún así el club apostó fuertemente por el proyecto», y como dicen, lo hizo con sus propios recursos, ya que no recibieron ninguna ayuda económica en este tiempo ni de empresas privadas ni subvenciones públicas. «Los gastos entre los que se incluyen las cuotas de jugadoras, desplazamientos, fianzas federativas, sanciones, manutención de viajes, mutualidades, entrenadores, arbitrajes, servicio de fisioterapia y generales, han sido sufragados por el CD Oliver sin repercusión ninguna sobre las jugadoras os o sus familias».

«No hipotecar al club»

El club aragonés afirma que «hasta el último segundo» han mantenido contacto con otras entidades «de más alto nivel» para tratar de buscar una solución al problema, «con el fin de mantener la estructura», pero aseguran que no han recibido respuesta alguna. También destacan que la dirección deportiva del equipo estaba al corriente de todo, sobre todo desde el final de la pasada temporada, «cuando los problemas y condicionantes anteriormente explicados dificultaban extremadamente la situación sin la aparición de apoyos externos».

Por último, afirman que son los «primeros en sentir y lamentar» esta situación pero resaltan que tienen la obligación de «velar por el buen estado» de la entidad, «no pudiendo hipotecar el presente y el futuro de un club de 65 años en el que juegan más de 450 deportistas». Una postura que ha despertado numerosas críticas en las redes sociales. Del entorno aragonés han sido muchos los que han puesto sobre la mesa la reciente compra del Oliver a medias con el Zaragoza 2014 de una plaza en Regional Preferente, en este caso en el fútbol masculino.