Rebelión de las futbolistas de la Liga Iberdrola contra la Federación por el calendario

Reunión de capitanas y futbolistas de Primera con la AFE el pasado año. /AFE
Reunión de capitanas y futbolistas de Primera con la AFE el pasado año. / AFE

Jugadoras de 14 equipos firman un comunicado en el que muestran su malestar por la fecha elegida por la RFEF para el inicio de la nueva temporada, con la amenaza aún de la huelga si no se rubrica el primer convenio colectivo

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

La disputa del Mundial femenino en Francia y las merecidas vacaciones después de varios meses continuados de competición no han enfriado el enfrentamiento que desde hace ya algún tiempo mantiene la Federación Española de Fútbol con la AFE (Asociación de Futbolistas de España) en el terreno femenino. Sin la firma aún de un primer convenio que regule la situación laboral de las jugadoras, y con la amenaza de huelga latente si esto no se escenifica antes del inicio de la próxima temporada, lo que sí se ha producido estos días es la rúbrica de un texto en el que las jugadoras cargan contra la RFEF.

Un comunicado con el sello de las futbolistas de 14 clubes de la Liga Iberdrola, entre los que figura el Athletic, además del Levante, Granadilla, Betis, Real Sociedad, Valencia, Espanyol, Sevilla, Logroño, Rayo Vallecano, Madrid, Sporting de Huelva y los recién ascendidos Tacón y 'Dépor' (no así el Barça y el Atlético), que refleja su «profundo malestar« por el inicio del próximo curso. La Federación lo ha situado en el 24 y 25 de agosto, desoyendo su propuesta, marcada para dos semanas más tarde, el 7 y 8 de septiembre. «No han tenido en cuenta nuestra opinión y no se han valorado los argumentos razonados por nuestros representantes de AFE en la Comisión de Fútbol Femenino a la hora de confeccionar el calendario».

Y es que de arrancar en la fecha indicada por la Federación, automáticamente el fin de semana próximo habría un parón por encuentros de selecciones, algo que las propias jugadoras consideran «ilógico». «Sin olvidarnos de las temperaturas, que por ser hecho de salud, debe estar supeditado al hecho deportivo«, argumentan.

Además, señalan que de comenzar en septiembre «habría fechas más que suficientes para que la competición se desarrolle sin problemas». Por todo ello creen «no hay una razón de peso» que la Federación pueda esgrimir para no haber tenido en cuenta su postura.

Inactividad en marzo

Pero no solo les ha disgustado la fecha inicial, también el calendario correspondiente al mes de marzo. «No es el adecuado», recalcan. Y es que habría un «excesivo periodo de inactividad». «Tras disputarse la jornada de liga del fin de semana del 29 de febrero y 1 de marzo, se pararía la competición hasta el 21 y 22 de marzo, volviendo de nuevo a parar la liga durante otros 14 días hasta disputar la jornada 25, fijada para el 4 y 5 de abril».