«Nos hemos quitado una mochila de presión»

Jorge Vilda da instrucciones a sus jugadoras./Afp
Jorge Vilda da instrucciones a sus jugadoras. / Afp

Jorge Vilda admite que no pudo verse la «mejor versión de España», pero destaca el trabajo del equipo y la gran reacción en la segunda parte

D.M.

Jorge Vilda reconoció ayer que la selección «no mostró su mejor versión» en su estreno en la Copa del Mundo de Francia, aunque señaló que con la victoria por 3-1 ante el combinado de Sudáfrica se quita «una mochila de presión». El seleccionador admitió que La Roja no estuvo bien en el Stade Océane, pero ponderó «el trabajo de todas» las jugadoras para «remontar y lanzarse al ataque definitivamente. Nos hemos quitado una mochila de presión por todas las expectativas y revuelo que hay en España, que es nuevo para nosotros», manifestó.

Vilda indicó que su equipo «acusó» esa atención y lamentó que no se haya «visto la España que todos esperábamos». El técnico madrileño, el más joven del Mundial, explicó que en el descanso pidió a las internacionales «que se quitaran los nervios e intentaran pensar que era solo un partido de fútbol. Les pedí que se abstrajeran del escenario y tácticamente se ha cambiado algún detalle», continuó. El preparador español también afirmó a modo de autocrítica que «algunas cuestiones del planteamiento se podrían haber mejorado» y apuntó que con la victoria ante las africanas se quitan «la losa de tener que ganar el primer partido en un Mundial después de cuatro años de espera. Eso no nos ha dejado ser nosotros mismos, pero estoy convencido de que el equipo crecerá conforme avance el torneo», sostuvo Vilda.

Alabanzas a Lucía

Preguntado por la acción que le costó a La Roja el primer gol, obra de Thembi Kgatlana en el minuto 25, el madrileño señaló que fue «una consecuencia de que el equipo iba arrastrando fallos que no son comunes. Pases sencillos que se iban fuera, los rebotes eran para las sudafricanas y además te marcan. Se veía venir. Lo mejor es que no han metido el segundo». Vilda explicó igualmente que la entrada en el descanso de Lucía García fue, en parte, para proteger a Marta Torrejón de los ataques de Thembi Kgatlana.

«Le pedí a Lucía que estuviera más pendiente porque se trata de una jugadora difícil de parar por su velocidad y por su calidad. Con su entrada hemos ganado consistencia y a partir de ahí el equipo ha crecido», valoró el técnico y alabó a la jugadora del Athletic.