World Soccer Congress

«Los partidos en San Mamés o en el Wanda son ejemplos a seguir», admite la FIFA

La FIFA pretende que el fútbol femenino siga llenando estadios 'de Primera'. /EL CORREO
La FIFA pretende que el fútbol femenino siga llenando estadios 'de Primera'. / EL CORREO

La gerente de comunicación corporativa del organismo rector del fútbol mundial, Honey Thaljieh, fundadora de la selección de Palestina, apuesta por «dar voz y asientos a las mujeres en lugares de importancia» en este deporte

EL CORREO

Equiparar el fútbol femenino al masculino. Ese es a fin de cuentas el objetivo que persiguen las jugadoras de este deporte en nuestro país y en todas las partes del mundo. También lo es para la FIFA, el organismo rector del fútbol mundial, como así lo reconoció en la primera jornada del World Soccer Congress celebrada en Barcelona su gerente de comunicación corporativa, Honey Thaljieh, fundadora de la selección femenina de Palestina. «La ilusión de las mujeres por el fútbol no es algo nuevo, en 1920 se jugó el primer partido en Inglaterra y mucha gente asistió, aunque luego fue prohibido al considerar que este deporte no era femenino, pero la mujer ha luchado por tener lo que tiene«.

En ese sentido señaló que la FIFA aspira a dar continuidad a los encuentros entre conjuntos femeninos en grandes estadios, teniendo muy presente los 48.121 aficionados que se dieron cita en La Catedral a finales del pasado mes de enero en las semifinales de la Copa de la Reina. «Los partidos en San Mamés o en el Wanda Metropolitano, en el estadio de la Juventus poco después, son ejemplos a seguir. Hay que darle el mismo derecho a la mujer. Hay que darles voz y asientos en lugares de importancia en el fútbol«, declaró Thaljieh, antes de lanzar una pregunta al aire. ¿Cuántos tiempo pasará hasta tener un 50-50 entre hombres y mujeres?

La palestina compartió foro con la jugadora del Valencia Marta Carro. La defensa internacional se ha hecho un hueco en la élite pero no ha sido un camino de rosas. Ella misma se encargó de relatar las dificultades que sufrió desde el momento en que le dijo a sus padres «quiero ser futbolista». Pese a contar con el apoyo de su familia y de sus amigos, no recibió la misma respuesta por parte de algunos clubes. De hecho, confesó que hace dos años estuvo a punto de retirarse al no contar con el respaldo del técnico que por aquel entonces estaba al frente del conjunto femenino del Atlético de Madrid, donde ella militaba. «Pensé en dejar el fútbol, pero mi padre no me permitió hacerlo. No sabía si tanto esfuerzo valía la pena cuando no recibes la recompensa deseada». En estos momentos atraviesa una lesión de rodilla que le impedirá formar parte de la Selección Española en el Mundial que se celebrará del 7 de junio al 7 de julio en Francia.

Al frente del combinado nacional estará Jorge Vilda, presente también en el congreso, quien pensando ya en la cita veraniega pidió «mantener los pies en la tierra». «Con la aportación de Luis Rubiales se hace un impulso al fútbol femenino y podemos ser optimistas y pensar que lo mejor está por llegar, pero hablar de ganar el Mundial sería mucha presión«, aseguró. Para él el objetivo es mucho más modesto. »Tenemos que intentar ganar por primera vez un partido en esta competición«, declaró, refiriéndose a lo sucedido en 2015 en Canadá, en el que las españolas se fueron a casa a las primeras de cambio sin ninguna victoria en su casillero.

Formación

Una mesa redonda bajo el nombre 'La evolución del fútbol femenino: el caso español', que contó asimismo con Natalia Arroyo, seleccionadora catalana, quien enumeró los cuatro ejes que deben potenciarse: la visibilización, las ayudas económicas, la accesibilidad y la formación. Ana Rossell, exfutbolista, ahora desarrolla su trabajo en los despachos, como presidente del club Tacón, poniendo el foco en la falta de oportunidades de las mujeres para llegar a ser entrenadoras.

María Teixidor, responsable del Barcelona Femenino, alabó el trabajo del equipo catalán en la Liga Campeones y reiteró la importancia del fútbol formativo y su objetivo de «llevar niñas a La Masía», la factoría del club azulgrana. El fútbol femenino estuvo presente también en la entrega de premios de este congreso con una distinción a mejor entrenadora que recibió la seleccionadora nacional de fútbol sala Claudia Pons.