'Queremos ser vistas', la campaña con la que buscan en Perú que el fútbol femenino sea profesional

Imagen de una de las futbolistas en la reciente manifestación en las calles de Lima. /ALEX MELGAREJO@amelgarejob2
Imagen de una de las futbolistas en la reciente manifestación en las calles de Lima. / ALEX MELGAREJO@amelgarejob2

La iniciativa ha partido de las propias jugadoras y con ella buscan la igualdad y aspectos tan básicos como un equipo técnico y directivo cualificado y campos adecuados para entrenar y jugar

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Antes o después en todos los países se ha debido de alzar la voz, en mayor o menor medida, para lograr que el fútbol femenino sea reconocido, para que sus jugadoras dejen de practicar este deporte en el ostracismo y puedan disfrutar de las mismas condiciones, o similares al menos, de las que goza desde hace décadas el género masculino.

Y en esa batalla se encuentran ahora mismo las futbolistas peruanas, las que componen la selección nacional y el resto, que después de ver cómo se han ido dando pasos adelante en los últimos años en territorio sudamericano, en naciones como Brasil, Colombia, Chile o Argentina, esperan que sea ya su momento. Y para ello las propias jugadoras han puesto en marcha una iniciativa bajo el lema 'Queremos ser vistas', con el que buscan precisamente eso, visibilidad para que su deporte, el mismo que practican ellos, pero en su caso con garantías, sea profesional.

Pretenden acortar la brecha existente entre el fútbol masculino y femenino y para ello han firmado un documento en el que entre otras critican que los partidos de la liga nacional se juegan en su mayoría a puerta cerrada. Solo con esta campaña, que se ha viralizado en las redes sociales, han conseguido que alguno de los clubes permitiera el acceso de aficionados a las gradas. En otros casos han seguido negándose, alegando problemas de seguridad.

En el texto que han enviado tanto a la Federación Peruana de Fútbol (FPF) como al Instituto Peruano del Deporte (IPD) reclaman cuestiones básicas como una mejor infraestructura tanto para entrenar como para jugar, además de una indumentaria deportiva adecuada para el desarrollo de su deporte y respaldo médico para las jugadoras. También exigen, entre otras cosas, que el cuerpo técnico y directivo de los clubes tenga una capacitación «acorde a sus funciones», solicitando que el torneo femenino tenga continuidad a lo largo del año, «garantizando un mínimo de 30 fechas».

Inscripción de extranjeras

De igual manera piden que se permita la inscripción de jugadoras extranjeras «que eleven el nivel de la competición», así como la puesta en marcha de un plan estratégico que garantice «proyectos a corto, medio y largo plazo», y la inclusión de la competición femenina en los presupuestos para «acomodar el crecimiento del deporte en el tiempo». Para las propias futbolistas estas peticiones no son más que «condiciones dignas» y «derechos básicos que todo atleta merece».

TWITTER

Una movilización que ha llegado hasta las calles con una manifestación que tuvo lugar la pasada semana en las inmediaciones del Estadio Nacional de Lima, en la que congregaron a cientos de personas, hombres y mujeres, que les mostraron todo su apoyo en esta lucha. A ella también se han sumado rostros conocidos del fútbol femenino como la brasileña Marta Vieira da Silva, la seis veces considerada como mejor jugadora del mundo, adalid del movimiento por la igualdad en el deporte, dando cabida en sus perfiles en las redes sociales a las proclamas de sus compañeras peruanas, que no bajarán los brazos hasta conseguir el reconocimiento merecido.