Polémica en México: un aficionado le pide un selfie a una futbolista y aprovecha para tocarle el pecho

Imagen en la que se ve al hombre con su mano sobre el pecho de la jugadora. /TWITTER@FutFemenil
Imagen en la que se ve al hombre con su mano sobre el pecho de la jugadora. / TWITTER@FutFemenil

La jugadora del Houston Dash, Sofía Huerta, se mostró muy molesta tras lo sucedido. El Tigres, club que actuaba como local, ha prometido que identificará y vetará «de por vida» al hombre

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Ocurrió en México el pasado fin de semana pero ya ha dado la vuelta al mundo, levantando en todos los lugares la misma indignación. El sábado, al término del partido amistoso que enfrentó al Tigres Femenil y al Houston Dash, y que terminó con la victoria del conjunto mexicano (2-1) ante las norteamericanas, un aficionado le pidió una foto a una de las futbolistas, en este caso a Sofía Huertas, del conjunto que actuaba como visitante, cuando se disponía a abandonar el terreno de juego dirigiéndose al túnel de vestuarios, situado junto a una de las porterías.

Hasta ahí todo normal. De hecho, se fotografió junto a varias personas, hasta que un hombre le cedió su teléfono para salir juntos en un selfie. Fue en ese momento cuando aprovechó para tocarle el pecho con su mano izquierda, como se aprecia en la imagen que acompaña este texto, lo que provocó un gesto molesto de la futbolista. «A lo lejos se escuchó una voz gritando que la soltara. Fue cuando un policía reaccionó y se puso a un lado del tipo, pero él ya se había quitado. Ella le devolvió el celular, se dio la vuelta, caminó frente a mí hacia los vestuarios. La vi con ojos desencajados, enojada y gritando '¡¡shit, shit, shiiittt!!'», afirma Vianey Rodríguez en su web, www.futfemenil.com, el portal que sacó a la luz e hizo que se viralizara este incidente.

La propia afectada no se ha pronunciado al respecto pero el que sí lo ha hecho es el club que actuaba como local, Tigres, que no ha dudado en denunciar este incidente y en pedir colaboración para tratar de indentificar al hombre que protagonizó esta imagen tan machista. «Estamos comprometidos para erradicar de nuestro estadio y de nuestra comunidad cualquier tipo de acoso o situación que atente contra la dignidad o intente intimidar, degradar u ofender a las mujeres».

«Una vez que este pseudoaficionado sea identificado, será vetado de por vida para ingresar en cualquier de instalación, además de a los partidos de la rama femenil y varonil. Ofrecemos una disculpa a la jugadora y a su familia por esta lamentable experiencia», afirmó la entidad a través de un comunicado. El Houston Dash agradeció esta postura «de tolerancia cero» y el esfuerzo realizado para resolver el tema.