Mundial Femenino

El VAR permite a España hacer historia

Jennifer Hermoso (d), celebra junto a sus compañeras su segundo gol anotado ante Sudáfrica./Afp
Jennifer Hermoso (d), celebra junto a sus compañeras su segundo gol anotado ante Sudáfrica. / Afp

La selección logró su primera victoria en un Mundial tras remontar ante Sudáfrica con dos goles de Jennifer Hermoso de penalti, y un tanto final de Lucía García

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

España hizo historia ante Sudáfrica gracias al VAR. Ya avisó Jorge Vilda en los días previos que las jugadas a balón parado y el videoarbitraje podrían ser determinantes en la cita mundialista y lo comprobó en su estreno. La selección remontó un partido que se le había complicado en una contra y un fallo defensivo gracias a un doblete de Jennifer Hermoso de sendos penaltis -el segundo tras ser revisado por el VAR- y un tanto final de Lucía García. Pero el triunfo, el primero de España en un Mundial, no fue nada fácil.

La selección española saltó al césped del Océane de Le Havre dispuesta a mandar, a imponer su juego y a tener el balón. Fieles a su estilo, las jugadoras de Jorge Vilda hacían una presión alta que les permitía recuperar con rapidez el balón y llegar a las inmediaciones del área de las Banyana Banyana, que apenas sufrían ante la inexistencia de disparos a puerta de las españolas. Marta Corredera por la izquierda y Marta Torrejón por la derecha más que laterales eran extremas que buscaban abrir la defensa sudafricana. Pasaban los minutos y España comenzaba a tener síntomas de ansiedad porque el gol no llegaba a pesar de la aplastante superioridad que tenía sobre el césped. Sudáfrica, debutante en una cita mundialista, apostaba por esperar atrás, dejarse dominar y buscar una contra aprovechando la velocidad de sus dos delanteras.

La primera ocasión llegó a balón parado. Mapi León probó fortuna de falta directa pero el balón se fue alto sobre la portería de Dlamini. Sudáfrica respondió de la misma manera pero con más peligro. La falta botada por Vilakazi la desvió lo justo Mapi León para que el balón se fuera a córner. España seguía mandando y picó en el anzuelo que le puso Sudáfrica. Las africanas esperaban atrás esperando salir en velocidad y pillar adelantada a la defensa española, y en una de esas contras Sudáfrica se llevó el premio. Motlhalo y Kgatlana pillaron a las laterales arriba y se fabricaron una jugada para plantarse en el frontal del área de España. Kgatlana, con calidad, puso el balón en el fondo de la portería española aprovechándose de que Sandra Paños estaba un pelín adelantada. Todo se ponía en contra de una España que había sido superior, pero que apenas había creado peligro.

España quedó noqueada y los errores en las vigilancias defensivas propiciaban la salida rápida de Sudáfrica, que hacía temblar a la zaga rival en cada llegada. Las españolas dominaban el balón, pero adolecían del último pase que permitiera tener claras ocasiones. Como le ha pasado tantas veces a la selección masculina, mucho balón y pocas ocasiones. A pesar de ello a punto estuvo de marcar Marta Corredera en el último minuto de la primera parte con un remate desde fuera del área que obligó a lucirse a Dlamini cuando el balón se colaba por la escuadra.

Tras el descanso Jorge Vilda movió el equipo buscando la profundidad y las ocasiones que no tuvieron en la primera parte. Jennifer Hermoso fue la primera en probar suerte, pero su remate se estrelló en el larguero tras tocar ligeramente la portera sudrafricana y Mariona Caldentey no supo aprovechar el rechace cuando tenía todo a favor para hacer el empate. Lucía -que había salido por Amanda- y Vicky Losada probaron suerte, pero el gol seguía sin llegar. Un malentendido entre las defensoras españolas estuvo a punto de costarle un disgusto y sólo la mala puntería de las delanteras sudafricanas evitó el 0-2. Los nervios parecían condenar a España y Vilda movió de nuevo el equipo intercambiando de bandas a Torrejón y Corredera.

Y entonces llegó el primer penalti a favor de España. Un disparo de Jennifer Hermoso impactó en la mano de Van Wyk y, como ocurrió en la final de la Champions League entre el Liverpool y el Tottenham, la árbitra señaló la pena máxima. La propia Jennifer lo aprovechó para poner el empate en el marcador que hacía justicia –como mínimo- a lo visto en el césped. España seguía con su monólogo e incluso marcó un segundo gol, pero Virginia Torrecilla –autora del tanto- estaba fuera de juego antes de adelantarse de cabeza a la portera sudafricana. Pero entonces apareció el VAR para avisar de una jugada que había pasado desapercibida para casi todos. Vilakazi despejó un balón pero dejó su bota en la entrepierna de Lucía. La española se dolía en el suelo y el juego siguió, pero el VAR avisó a la colegiada chilena que, tras revisar la jugada, decretó la pena máxima. Jennifer Hermoso, como minutos antes, asumió las responsabilidad y con calidad puso el 2-1 en el marcador. España, a falta de ocasiones más claras, había dado la vuelta al partido con dos penaltis.

En pleno dominio español y ante una Sudáfrica que con el partido perdido se atrevió a salir un poco más, la selección aprovechó una contra para certificar el triunfo. Lucía García encaró a la portera africana y, tras un gran regate, marcó a placer el tercer gol que certificaba la primera victoria de España en un Mundial para dar un paso adelante importante en esta cita de Francia.