La Justicia colombiana ordena dejar jugar al fútbol a una niña en un equipo masculino

La pequeña lleva desde los tres años jugando al fúbtol. /E.C.
La pequeña lleva desde los tres años jugando al fúbtol. / E.C.

Los organizadores del torneo que expulsaron a su club alegaron una conducta «irregular» de la menor, pero la Corte Constitucional calificó esta postura de «sexista y discriminatoria»

LAURA GONZÁLEZ

La Corte Constitucional de Colombia ordenó a los organizadores de un torneo de fútbol infantil a admitir a una niña y a su equipo en un campeonato del que fueron expulsados por la supuesta «actuación irregular» de la jugadora. Así lo determinó el alto tribunal al revisar un recurso de amparo interpuesto por el padre de María Paz Mora Silva, niña de 11 años que desde los tres juega al fútbol como portera.

La menor disputó tres encuentros, pero justo después los organizadores del torneo Liga Pony Fútbol expulsaron a su equipo por la supuesta «actuación irregular» de la pequeña. Al revisar el caso, la Corte determinó que catalogar así la sola participación de la niña «en un equipo mayoritariamente integrado por chicos, revela una postura sexista y discriminatoria frente a la práctica del deporte por parte de las entidades organizadoras«.

Los demandados, la División Aficionada de Fútbol Colombiano (Difútbol) y la Liga de Fútbol de Bogotá alegaron en su defensa que en el torneo no estaban permitidos los equipos mixtos y que «la FIFA lo prohíbe». Además, aseguraron que el equipo de María Paz la incluyó en su nómina de jugadoras «bajo una interpretación errada del reglamento del torneo».

La Corte Constitucional fue tajante, desmintiendo que en las reglas apareciera en alguno de sus puntos esa prohibición de conformar conjuntos mixtos, «como tampoco la FIFA». «Por el contrario, se encontró que este organismo internacional estima positiva la integración y promueve la práctica del deporte del fútbol de manera conjunta entre niñas y niños«, hacen constar en el fallo.

Además, la decisión de sancionar y excluir al equipo «cercenó el derecho fundamental a la recreación y al deporte de ella y de los infantes que conformaban dicho conjunto, pues coartó arbitrariamente sus posibilidades de continuar potenciando sus habilidades y destrezas«.

En la próxima edición

Para restablecer los derechos de los niños se ordenó a la organización del torneo realizar una declaración pública reconociendo que la expulsión del conjunto fue «arbitraria y discriminatoria», comprometiéndose a no volver a incurrir en «esas conductas». Además, debieron de proceder a la inscripción y admisión «automáticamente» del club en la próxima edición del evento, con la posibilidad de que María Paz «participe si ella así lo decide».