'One Club Woman'

Malin Moström, la economista a la que retiraron el dorsal

La centrocampista sueca alzando uno de los muchos trofeos que logró con el Umea IK. /ATHLETIC CLUB
La centrocampista sueca alzando uno de los muchos trofeos que logró con el Umea IK. / ATHLETIC CLUB

La futbolista sueca que desarrolló toda su carrera deportiva en el Umea IK, con el que ganó dos Ligas de Campeones, será la primera mujer en recibir del Athletic su premio a la fidelidad

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

El Athletic ha dado otro paso de alto valor simbólico para igualar el fútbol femenino con el masculino. En la quinta edición de los One Club Man Awards (Premios a un hombre de un club) se galardona por primera vez a una mujer. El honor corresponde a la sueca Malin Moström (Örnsköldsvik, 43 años), que desarrolló toda su carrera en el Umea IK, con el que ganó dos Ligas de Campeones.

A partir de esta campaña, el premio será para un futbolista de cada sexo, incluyendo por tanto una nueva denominación. A partir de esta quinta edición se elimina el género para quedar como One Club Awards (Premio a un club). Con esto el Athletic se confirma de nuevo como pionero en el reconocimiento del fútbol femenino. Fue de los primeros en fundar una sección de mujeres, en abrir su estadio a partidos de esa competición, y sus hinchas rindieron un multitudinario recibimiento a sus jugadoras cuando ganaron su última Liga, en 2016.

Pero, ¿quién es Malin Moström? La sueca cumple 44 años en agosto, y tan solo duró doce días en su primer equipo, el Bora. «No estaba lista. Otras niñas también se fueron», evocaba en 2014. Pero el gusanillo del fútbol seguía ahí y con nueve años se integró en el Hagglunds, el primer y pequeño equipo de su fría y pequeña ciudad de Örnsköldsvik, situada a 500 kilómetros al norte de Estocolmo. Con 19 años su destino era Umea, la localidad más grande de su región.

Con la selección sueca y su habitual dorsal '6'.
Con la selección sueca y su habitual dorsal '6'. / E. C.

Estaba matriculada en Economía, estudios universitarios que se empeñó en acabar pese al tiempo que dedicó a su carrera como futbolista. Le llamó el entrenador del Umea IK, entonces un conjunto sin relumbrón. Corría el año 1995. «Si quería seguir jugando, ese equipo era la única opción», explicó hacer apenas unos años. Duró más que en el Bora. 12 años. Y se convirtió en una leyenda.

Palmarés abrumador

Ha sido la suya una historia de amor, fidelidad y éxito. La formidable centrocampista fue pieza clave en el equipo que dominó el fútbol continental a principios de los 2000 y está considerada como una de las mejores jugadoras de su país. Su palmarés es abrumador. Con el Umea ganó dos Copas de Europa (2003 y 2004), seis ligas y cuatro copas. Aunque, sin duda, los mayores logros los obtuvo en 2003 y 2004 ganando la Liga de Campeones ante el Fortuna Hjørring danés y las alemanas del FFC Frankfurt. Con su selección, una de las más potentes del mundo, no tuvo tanta suerte. Se quedó a las puertas de la gloria en dos ocasiones. Perdió la final del Mundial de 2003 ante Alemania y de la Eurocopa de 2001. Con el combinado amarillo disputó 113 partidos y firmó 21 goles.

En 2006, Moström se retiró. Su club rindió tributo a la mítica centrocampista al retirar su dorsal con el número 6. Como en el One Club Awards, aquí también fue pionera. El Umea no ha vuelto a 'colgar' otra camiseta. Era el reconocimiento a su entrega. Pero al año siguiente tuvo otro detalle por sus colores..

Financiera en una inmobiliaria

Ahora trabaja como financiera en una gran inmobiliaria sueca. Casada con un entrenador de hockey hielo, es madre de dos niños. Ha dejado el fútbol de lado pese a las muchas ofertas para ser entrenadora y comentarista televisiva. «Quiero estar cerca de la vida cotidiana de mis hijos», justifica. Eso sí, participó en el 'reality' 'Campeón de campeones' en el que tomaban parte mitos del deporte y en una serie documental sobre el crecimiento del fútbol femenino en su país, aunque lamenta que no se haya avanzado más. «Incluso en Suecia, las mujeres juegan en campos más pequeños», lamenta. Le gustará recibirá su galardón en un estadio que tuvo el récord de asistencia a un encuentro europeo de clubes.