Fútbol

Halagos en el Mundial pero en casa todo sigue igual

La jugadora de la Selección Amanda Sampedro atendiendo a los medios en Barajas. /EFE
La jugadora de la Selección Amanda Sampedro atendiendo a los medios en Barajas. / EFE

En la misma semana en la que el equipo de Vilda cae con orgullo ante Estados Unidos sigue el conflicto que mantiene enquistada la firma del primer convenio colectivo para el fútbol femenino en España

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Muchas eran las voces que aseguraban que la presencia de España en el Mundial iba a redundar en un cambio, en un viraje, en la conquista por fin de los derechos que las futbolistas llevan años reclamando. Pero de momento, todo sigue igual. En la Copa del Mundo la Selección Española no ha parado de recibir elogios, halagos que se han multiplicado tras la buena imagen ofrecida en el choque ante Estados Unidos. Un partido en el que la vigente campeona del mundo les superó, pero solo en el marcador, gracias a dos penaltis, demostrando las de Vilda que ya no son un equipo mediocre, que pueden pelear ante cualquier rival. Como así hicieron, logrando el histórico pase a octavos.

A su recibimiento nada más aterrizar en España no faltaron decenas de medios, y también un centenar de aficionados. Algo poco habitual para ellas. Más allá de las buenas palabras que aún reciben en las redes sociales, lo excepcional terminó apenas 24 horas después del pitido final en el estadio Stade Auguste-Delaune de la ciudad francesa de Reims. Y es que este martes tuvo lugar una nueva reunión de la mesa negociadora del convenio colectivo para el fútbol femenino en España, que finalizó como las anteriores, sin consenso alguno.

Así llevan un año. Esto hace posible que varios clubes de la máxima categoría nacional femenina puedan mantener contratos a sus jugadoras por tan solo dos horas a la semana, lo que viene siendo el partido de cada jornada, sin contar todas las sesiones de entrenamiento y todo el tiempo que dedican a su preparación. Y todo ello por una cifra que ronda los 300 euros.

La falta de convenio permite que algunos clubes de Primera realicen contratos a sus jugadoras por tan solo dos horas a la semana

En la noche del martes se conoció que de momento, esto seguirá así. La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) rechazó la propuesta de los sindicatos de un salario mínimo bruto anual de 17.000 euros, renunciando a la retroactividad a cambio de una prima por la firma del convenio de 1.500 euros y parcialidad en la contratación no inferior al 75% de la jornada. Este último aspecto es una de las principales demandas de las futbolistas ya que entienden que no es lógico que unas compañeras tengan una jornada laboral distinta al resto, cuando todas realizan la misma actividad.

Un encuentro del Athletic ante el Granadilla, conjunto en el que sus jugadoras están aseguradas tan solo dos horas a la semana.
Un encuentro del Athletic ante el Granadilla, conjunto en el que sus jugadoras están aseguradas tan solo dos horas a la semana. / ALEX ROSA

La ACFF además declaró en un comunicado que acababan de recibir una notificación de la Real Federación Española de Fútbol en la que les informaban de la «reducción de las cantidades que cada club esperaba cobrar por el programa Universo Mujer, correspondientes a la temporada 2018-19». Cada entidad recibirá 10.000 euros menos de lo previsto. «Por ello no podemos asumir para una temporada que ya ha terminado obligaciones económicas nuevas», declaran como justificación, ya que lo que se pretenden es que el convenio entre en vigor el próximo 1 de julio, partiendo de un salario base de 14.000 euros anuales. También afirmaron que se comprometen «a mejorar las condiciones de trabajo de las jugadoras», pero siempre y cuando mejoren también los ingresos previstos para la próxima temporada, elevando la cifra de parcialidad a medida que aumente la de beneficios de la competición.

Amenaza de huelga

La Asociación de Futbolistas Españoles, por su parte, confía en que la negociación se resuelva «pronto», «por el bien de las jugadoras, quienes merecen comenzar la temporada 2019-2020 con un convenio colectivo que garantice sus derechos como futbolistas profesionales, en igualdad de condiciones que sus compañeros».

La AFE recuerda a través de un comunicado que las jugadoras mantienen la amenaza de huelga que firmaron en el mes de mayo las componentes de 13 de los 16 equipos de la Primera División femenina -todos a excepción del Betis, el Valencia y el Rayo Vallecano- si el acuerdo no se plasma antes de que inicie la temporada, prevista para el primer fin de semana de septiembre. «Se tomarán las medidas necesarias», avisaron entonces. «El fútbol masculino se paró. Si hay que parar en el fútbol femenino, también se parará». Un convenio que lleva un año en el aire. La próxima reunión se celebrará el próximo 25 de julio, con la esperanza de que sea ya la definitiva.

De 20 millones de euros a 900.000 reales

Hace apenas unos días Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, declaro que el próximo año destinaría 20 millones de euros al fútbol femenino. Una cifra que la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino declaró que no será tal, indicando que se trata tan solo de 900.000 euros. «La gran mayoría de las cantidades calificadas como aportaciones directas ya se disponían o estaban aseguradas para la próxima temporada gracias al trabajo y compromiso de la ACFF, los clubes y entidades como Iberdrola, LaLiga o Mediapro», afirman, desvelándolo para «velar por la máxima transparencia y rigor, respetando y reconociendo a los actores que han permitido contar con unas aportaciones sin las cuales el fútbol femenino no se encontraría en la situación actual».

De esos 20 millones, sólo 13.5 repercutirían en las competiciones nacionales de ámbito estatal ya que el resto se destinarán a la Selección. Y de esta cifra más de 8,3 millones «ya estaban repercutiendo gracias al trabajo de la ACFF y los clubes». «No olvidamos que todo esto no sería posible sin la colaboración de la FIFA y la UEFA, que aporta a través de sus programas de desarrollo importantes cantidades de dinero, además de los patrocinadores». En ellas se incluye la adjudicación de sus derechos audiovisuales que la práctica totalidad de los clubes de la Liga Iberdrola ha realizado, a través de la ACFF, a Mediapro, para las próximas tres temporadas por 3 millones de euros anuales.