España golea a Azerbaiyán con récord de asistencia

Las jugadoras de España celebran el primer gol ante Azerbaiyán en la fase de clasificación de la Euro 2021. /EFE
Las jugadoras de España celebran el primer gol ante Azerbaiyán en la fase de clasificación de la Euro 2021. / EFE

Las de Jorge Vilda arrancan la fase de clasificación para la Eurocopa 2021 con goleada en Riazor y con más de 10.000 personas en las gradas

EFE

La selección española femenina abrió su camino hacia el Campeonato de Europa de 2021 con una goleada (4-0) ante Azerbaiyán en un partido cómodo, con récord de espectadores, 10.444 en la grada del Estadio de Riazor. Esta cifra es la más abultada en toda la historia del combinado femenino en un partido en territorio nacional, superando los 9.182 aficionados que se dieron cita en Alicante para presenciar el encuentro entre España y Estados Unidos en el José Rico Pérez el pasado mes de enero.

En el choque en tierras coruñesas solo las intervenciones de la portera azerí, Aytaj Sharifova, evitaron un resultado bastante más abultado a favor de las de Jorge Vilda, que aun así amargaron el estreno de su rival en una fase de clasificación para una Eurocopa. El combinado nacional dominó todo el partido y produjo numerosas ocasiones, pero no pudo llegar a los siete goles que le endosó a Moldavia su próximo rival, la República Checa, a la que visitará el martes en Praga.

Desde el saque inicial, España fue superior. El seleccionador apostó por el sistema 4-3-3 ante el repliegue de su prácticamente desconocido rival, que optó por acumular jugadoras en defensa para tratar de contener a las españolas, de impedir lo inevitable. La Roja, con siete jugadoras del FC Barcelona en el once, se aferró al balón, lo quiso, lo mimó y obligó a las azerbaiyanas a correr detrás de él, a hacer un enorme esfuerzo físico. La desgastó.

Fue un ejercicio de paciencia, de toque, de fidelidad a su propuesta en los primeros minutos, de esperar a que aparecieran las fisuras en la retaguardia de Azerbaiyán. España creó por el medio y abrió el campo, buscando las bandas para superar el 5-3-2 de su oponente. Avisó a los siete minutos con un centro de Leila Ouahabi que cabeceó Alexia Putellas y atajó Sharifova.

De la amenaza, a la realidad en cuestión de segundos. Funcionó la presión tras una pérdida de Jenni Hermoso, le cedió de tacón el balón a Marta Corredera y el centro de esta lo remató Patri Guijarro al fondo de la red. España supo entonces que lo más complicado estaba hecho. Abrir la lata era el principal problema ante Azerbaiyán. La selección lo consiguió pronto, se soltó y Riazor hizo la ola.

Volvió a tejer fútbol con paciencia. No había prisa, pero los goles pueden ser fundamentales para acceder a la fase final de Inglaterra. Jenni Hermoso puso a prueba de nuevo a Sharifova, que tuvo una actuación destacada bajo palos. A pesar de sus intervenciones, la guardameta no pudo evitar el golazo de Virginia Torrecilla a los 26 minutos de partido. La centrocampista del Atlético empaló el balón que le había dejado Mariona Caldentey y lo coló por la escuadra. Cinco minutos después, la rojiblanca tuvo que abandonar el terreno de juego por una lesión en la rodilla izquierda.

Con el acelerador pisado

Nada cambió tras el paso por el vestuario. Azerbaiyán mantuvo la muralla y España atacó con criterio, descubriendo cada vez más grietas. Patri Guijarro y Mariona Caldentey rozaron el tercero, que llegó en un saque de esquina a los 53 minutos. Lo cabeceó Mapi León casi en la frontal y lo peinó Aitana Bonmatí en el área pequeña.

La selección no levantó el pie del acelerador. Azerbaiyán defendió cada vez más atrás y Sharifova se cansó de intervenir. Mariona la obligó a emplearse a fondo con un cabezazo y un disparo de rosca. Vilda hizo debutar a Marta Cardona, que sustituyó a Irene Paredes. A España le sobraban defensas ante las azeríes. Cerró con Mapí y Marta Corredera. Las demás se encargaron de atacar. El partido era muy cómodo para La Roja, con Sandra Paños como testigo de excepción bajo el arco de la selección.

La cuenta de goles la amplió Bonmatí a los 76 minutos tras un mal despeje de la zaga de Azerbaiyán antes de que Jenni Hermoso, que hizo un gran trabajo, dejara el campo sin ver puerta. España siguió produciendo y Sharifova, repeliendo. La guardameta frustró que España llegue a Praga como líder en un partido que se antoja mucho más complicado para la Roja.