Constituida la mesa para instaurar el primer convenio del fútbol femenino

Los diferentes sindicatos, en la reunión en Madrid./CSD
Los diferentes sindicatos, en la reunión en Madrid. / CSD

El salario mínimo y las ayudas a la jugadoras, entre los puntos clave de la negociación entre los sindicatos

EL CORREO

La mesa negociadora del primer convenio colectivo del fútbol femenino español quedó constituida este jueves e inició el diálogo sobre el texto que regulará las relaciones laborales entre clubes y jugadoras de Primera división.

Tras el acto de mediación celebrado el pasado 26 de octubre en la sede del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), quedó constituida la mesa que estará integrada por representantes de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), como patronal, los sindicatos AFE, con tres miembros, Futbolistas ON y la UGT, con un uno cada uno.

Según informa la AFE, para la próxima reunión, prevista para el 29 de noviembre, se ha designado como presidenta a Fe Robles, vocal del sindicato y presidenta del Comité de Fútbol Femenino del mismo, y como secretario a Rubén Alcaine, presidente de la ACFF. Los componentes del equipo negociador acordaron, según la ACFF, que el convenio colectivo aplicará a todos los clubes y jugadoras que participen en la Primera división del fútbol femenino.

La ACFF, en cuya sede se disputará el siguiente encuentro a partir de las 10.00 horas, mostró su intención de asegurar los derechos fundamentales de todas las partes y garantizar las plenas garantías jurídicas en la negociación.

Reivindicaciones

Las jugadoras de la Liga Iberdrola tienen varias reivindicaciones para que el fútbol femenino avance en su desarrollo. Entre ella, se encuentran la instauración de un salario mínimo -algo complejo por la diferencias entre el potencial económico de los clubes- y que los contratos sean al menos de 20 horas semanales, que es el tiempo que calculan que invierte cada jugadora en desplazamientos, entrenamientos y partidos.

Asimismo, exigen parte de los derechos de imagen derivados de la asistencia a los estadios y la audiencia de aquellos encuentros televisados. También reivindican un mayor control médico durante la temporada y disfrutar de los mismos servicios que los hombres. Uno de los puntos más controvertidos se encuentra en las cláusulas anti-embarazo, que permiten a un club rescindir su vinculación con una futbolista si queda embarazada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos