La primera Champions del fútbol español tendrá que esperar

Varias jugadoras del Barça tristes tras recibir la medalla que las acredita como subcampeonas del torneo. /REUTERS
Varias jugadoras del Barça tristes tras recibir la medalla que las acredita como subcampeonas del torneo. / REUTERS

El Barça cae goleado ante un Olympique de Lyon intratable que alza su sexta 'orejona'

JESÚS BALLESTEROS

No es el año del Barça. La Champions ha sido cruel, muy cruel. Las jugadoras de Lluís Cortés fueron víctimas de un auténtico tsunami llamado Olympique de Lyon. No fue el conjunto azulgrana rival para el cuadro galo, a años luz de su oponente. No dio tregua alguna y a la media hora de partido, el equipo francés ya goleaba por cuatro tantos de diferencia.

El fútbol español jugaba su primera final de la Champions de la categoría y el Barça se armaba de valor para romper todas las quinielas previas, pero la realidad fue tan certera como cruel. El Olympique fue muy superior y cerraba el curso con un triplete más. No ha podido ser más amargo el final de temporada para las jugadoras del cuadro catalán, que cierran un curso para olvidar. Sin Liga y sin Copa, aspiraban en Budapest a hacer historia ante el coco en el fútbol femenino. Pero el Barcelona no se presentó o el Lyon no dejó que emergiese su fútbol.

Las galas se proclamaron campeonas de Europa con todo merecimiento, levantando su sexta 'orejona' hasta la fecha, la cuarta consecutiva. No hay equipo en el mundo con mejor palmaré que las galas.

4 Olympique de Lyon

Bouhaddi, Bronze, Renard, Henry, Majri, Le Sommer (Bacha, min. 83), Marozsan, Van de Sanden (Cascarino, min. 63), Hegerberg, Fischlock (Kumagai, min. 72) y Mbock.

1 Barça

Paños, Torrejón, Pereira, María León, Leila (Van Der Gragt, min. 80), Losada, Aitana (Alves, min. 70), Alexia, Mariona, Duggan (Oshoala, min. 70) y Martens.

goles:
1-0: min. 5, Marozsan. 2-0: min. 14, Hegerberg. 3-0: min. 19, Hegerberg. 4-0: min. 30, Hegerberg. 4-1: min. 90, Oshoala.
árbitro:
Anastasia Pustovoitova (rusa). Amonestó a Hegerberg y Renard.
incidencias:
Estadio Ferencváros Stadium (Budapest). 19.487 espectadores.

En una temporada donde todo había quedado relegado a poder inscribir el nombre del Barcelona en los libros de historia de la máxima competición continental, el revés sufrido impidió que el equipo azulgrana levantara su primera Champions. El todopoderoso Olympique no dio tregua. Esta es su competición y lo demostró con un fútbol de presión alta y máxima efectividad que dejó la final sentenciada a los pocos minutos de la misma.

Última hora innecesaria

El hexacampeón continental encontró una auténtica autopista por la banda derecha. Van de Sanden fue una pesadilla para las jugadores de Cortés. El equipo galo jugaba comodísimo y el Barça no mostró ni la misma solidez defensiva. La clarísima ocasión de Duggan nada más iniciarse el choque quedó en una simple anécdota tras la cascada de goles del Olympique.

A la primera que tuvo, Marozsan abría la lata y comenzaba el recital de Hegerberg, la actual Balón de Oro, así como el temblor de piernas de las azulgrana. La jugadora noruega se mostró implacable ante la meta de Paños a la que martilleó en cada una de las ocasiones que tuvo. Cuatro veces remató hasta el descanso la atacante y logró tres goles. A la media hora de final, la internacional ya podría haber pedido el balón para llevárselo a casa.

Todo lo que ocurrió en la última hora de encuentro fue innecesario porque ambas escuadras ya sabían que no había posibilidad de revertir la goleada. Doloroso partido en el que sólo llegaron opciones del Barça en la segunda mitad con el premio de consolación en forma de gol para Oshoala, la más activa de todas. Habrá que esperar pues para hacer historia.

Celebración del Lyon y de Ada Hegerberg, actual Balón de Oro. A la derecha, Oshoala, tras anotar su gol. / REUTERS