La campeona del mundo de futvoley que dejó a Neymar en ridículo

La brasileña controlando un balón en el aire en una playa de su país. /INSTAGRAM
La brasileña controlando un balón en el aire en una playa de su país. / INSTAGRAM

La brasileña Natalia Guitler hace virguerías con un balón en los pies, despertando la admiración de numerosas estrellas del fútbol con las que ya ha compartido varias pachangas

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Nunca subestimes el poder de una mujer. Eso debió de pensar la brasileña Natalia Guitler cuando recibió la invitación de su compatriota Neymar, el futbolista que se ha ganado su fama mundial a base, entre otras cosas, de filigranas con el balón. Pero así, dando toques imposibles, es como la bicampeona del mundo de futvoley derrotó al jugador que un verano más vuelve a protagonizar un culebrón con su nuevo destino. «Estuvo muy reñido el partido. Fue todo un honor para mí», declaró luego Natalia, quien en este caso se lució ante el ex del PSG al teqball, un deporte muy de moda entre los futbolistas famosos en los últimos años que es como una especie de ping-pong que se juega con los pies en una mesa curvada en sus extremos.

A ella la ha alabado hasta el mismísimo Ronaldinho. «Hace cosas con el balón con las que tú ni siquiera podrías soñar«. Vigente campeona mundial de futvoley tanto en individuales como en dobles, el pasado año se plantó en la ciudad francesa de Reims para competir en teqball, dejando a todos boquiabiertos. »La gente me miraba como diciendo, '¿qué hace esta mujer aquí?'«, declara para la web oficial de la FIFA.

Junto a Marcos Vieira se presentó en la Copa del Mundo de esta disciplina, el que era su primer torneo en este deporte, y en el que tan solo participaron tres mujeres, de casi un centenar de jugadores. «La gente no me decía ni hola, me miraban como si no debiese estar allí, no me sentía respetada. Eso pasa mucho fuera de Brasil, hay muchos prejuicios. Como mujer, no partes de un respeto sino que tienes que ir ganándotelo«. Una vez que cogió el balón pasó lo de siempre, que las miradas recelosas se tornaron en gestos de asombro y admiración. »Acabamos cuartos. Cuando llegué a casa la gente quería entrenarse conmigo. Sentí que había ganado credibilidad y había roto tabúes«.

«Como mujer no partes de un respeto en el deporte, tienes que ir ganándotelo»

Sus malabarismos con el balón no paran de sorprender al mundo del fútbol y, sobre todo, a sus estrellas. Varios de ellos, como Zico, Kaká, Rivaldo, o los jugadores del Madrid Marcelo y Vinicius ya se han rendido a sus pies. Toda una experta que , hombre o mujer.

Tenista profesional

Aunque tuvo contacto con el balón desde pequeña, al ver constantemente con él a sus tres hermanos mayores, la brasileña revela que su madre le prohibió jugar al fútbol, apuntándola a clases de tenis. «Tenía 12 años y con 17 me mudé a Argentina para dedicarme a ello profesionalmente». Tres años más tarde su hermano mayor le introdujo en el futvoley, en unas vacaciones con la familia. «Inmediatamente me enamoré de la modalidad», asegura. «Cuando dejé el tenis quise seguir practicando deporte. Soy muy competitiva y quería ir a algún torneo los fines de semana, así que empecé a jugar regularmente».

Mientras, se sacó la carrera de Empresariales. El futvoley era una gran afición para ella, hasta que descubrió el teqball y empezó a subir de nivel y a ser requerida en numerosos torneos y eventos. Ahora todo este mundo se ha convertido en su profesión. Formó pareja durante 10 años con Bianca Hiemer, bicampeona de Sudamérica, con la que ganó numerosas competiciones. En 2018 se presentó a su primer Mundial en Israel, pero con Josy Souza, levantando el título. «Ahora lo he hecho otras dos veces en el Reina de la Playa Mundial de Futvoley, un campeonato mundial individual femenino«.

Natalia Guitler se siente una «privilegiada» por todo lo que ha conseguido y por el hecho de poder jugar con los astros del balompié. También por haber ayudado a derribar barreras. «Es un honor que la gente quiera jugar conmigo, que quieran verme y hacerse fotos, pero lo que es realmente genial es que haya podido demostrar que las mujeres sabemos jugar. Jamás imaginé todo lo que me está pasando«.