Soñar en grande

El fútbol estadounidense despliega una filosofía atacante, ganadora y extremadamente competitiva

Soñar en grande
EFE
Garazi Murua
GARAZI MURUA

España empató a cero ante China en un partido en el que dispuso de las mejores ocasiones. Los intentos más peligrosos llegaron de las botas de Lucía García, Patri Guijarro y Jenni Hermoso, pero todas se toparon con un auténtico muro: su portera, Peng Shimeng, que fue nombrada MVP del partido. El empate clasificó a ambas selecciones para octavos de final; España lo hizo como segunda del Grupo B, y China tercera. Así, las nuestras consiguieron un hito histórico para el fútbol femenino español: clasificarse por primera vez para los octavos de final en su segunda participación en un Mundial.

Tras la victoria de Estados Unidos frente a Suecia (0-2), las norteamericanas se clasificaron como primeras del Grupo F para los octavos de final, por lo que a España le corresponde enfrentarse en esta eliminatoria contra la vigente Campeona del Mundo, que ocupa el primer puesto en el Ranking FIFA. La selección estadounidense tiene grandes jugadoras en todas sus líneas y con muchísimos recursos en el banquillo. Hay que tener en cuenta que EEUU es un país con casi 330 millones de habitantes, y además tiene una gran tradición de fútbol femenino. Tienen una de las ligas más potentes del mundo y los patrocinadores se vuelcan con las estrellas de su selección. Por destacar algunas jugadoras, podría mencionar a Megan Rapinoe, Mallory Pugh, la joven Rose Lavelle, Christen Press, Tobin Heath y las goleadoras Carli Lloyd y Alex Morgan.

Todas ellas son profesionales admiradas a nivel mundial y gozan de condiciones económicas y deportivas envidiables. Pero además, saben que son referentes para las generaciones futuras y luchan por la igualdad incluso ante su propia federación, reivindicando la igualdad salarial con respecto a sus homólogos masculinos.

Es también reseñable que el fútbol estadounidense despliega una filosofía atacante, ganadora y extremadamente competitiva. Técnicamente son grandes jugadoras, pero destacan particularmente por su capacidad física, donde las estadísticas tienen un papel preponderante. Reflejo de ello puede ser el abultado resultado que lograron ante Tailandia (13-0), que probablemente responde a las exigencias de las estadísticas individuales de cada jugadora.

Es evidente que España se enfrenta a uno de los rivales más duros, gran favorito junto a Francia para hacerse con la Copa del Mundo. No obstante, España tiene grandes recursos que le diferencian del resto de selecciones. En un amistoso jugado el pasado mes de enero, España fue capaz de poner en dificultades a la selección norteamericana, a pesar de la derrota. Las posibilidades de España pasarán por intentar tener la pelota y dejar pocos espacios, tratando de gestionar eficientemente los esfuerzos. Será importante tener acierto en los últimos metros para aprovechar sus ocasiones. Por otro lado, las jugadas a balón parado pueden ser otra baza interesante para España, pues gran parte de los goles se producen en este tipo de acciones.

En un Mundial en el que España ya ha hecho historia, el cruce ante Estados Unidos es un reto y una oportunidad a la que las nuestras se enfrentarán sin miedo y una ilusión desbordante. Deben confiar en sus posibilidades sin dejarse abrumar por el escenario y el rival. El camino hasta aquí ha sido difícil y han hecho méritos suficientes para soñar en grande.