Liga Iberdrola

Al Athletic le acabó penalizando el miedo a perder

Al Athletic le acabó penalizando el miedo a perder

Las rojiblancas empatan en Anoeta después de ponerse 2-0 por delante y dejan escapar dos puntos en un partido en el que acabaron sufriendo

Beatriz Garnández
BEATRIZ GARNÁNDEZ

Se esperaba que Anoeta volviera a ser una auténtica fiesta después de lo vivido en San Mamés hace algo más de una semana, donde se reunieron 48.121 espectadores, y qué mejor encuentro que un derbi para demostrar el buen ambiente que hay entre ambas aficiones y volver a dar un pequeño empujón al fútbol femenino. En un estadio al que acudieron 21.234 personas, ambos equipos ofrecieron espectáculo y el Athletic dejó escapar un partido que tenía controlado al descanso, cuando se fue ganando 2-0 y en el que acabó sufriendo y cediendo un empate ante el cuadro donostiarra.

En la primera parte el Athletic se iba a adelantar muy pronto en el marcador por mediación de Lucía García, que cazó un balón en el área y con su disparo superó a la guardameta de la Real Sociedad. No se habían cumplido ni cinco minutos y el equipo rojiblanco ya había hecho lo más difícil, golpear primero en Anoeta y llevarse el primer set. Con el gol del ventaja las de Joseba Agirre trataron de hacerse con el control del partido conscientes de que ahora el cuadro donostiarra iba a apretar arriba para tratar de volver a poner el encuentro en tablas.

2 Real Sociedad

Quiñones, Maddi, L. Baños, Soldevila (Min. 88. Iraia), N. Mendoza, Etxezarreta, Itxaso, N. Eizagirre (Min. 65. Manu) M. Cardona (Min. 65. Bautista), Palacios (Min. 75. Chini) y Nahikari.

2 Athletic

Ainhoa, A. Sierra (Min. 61. Cirauqui), Garazi, Gimbert, Eunate, M. Unzué, Damaris, Moraza (Min. 84 Jone Ibáñez), Erika Vázquez (Min. 91. Leia), Nekane (Min. 82. Nekane) y Lucía García.

Goles
0-1 (Min. 3. Lucía García), 0-2 (Min. 43. Erika Vázquez), 1-2 (Min. 46. Eizagirre), 2-2 (Min. 76. Bautista).
Árbitro
Marta Frías Acedo
Incidencias
21.234 espectadores en el estadio de Anoeta

El conjunto vizcaíno se gustaba y trataba de aprovechar los espacios que dejaba el cuadro txuriurdin atrás para sentenciar el choque. De hecho, Erika Vázquez pudo ampliar la ventaja hasta en dos ocasiones, pero ambos disparos los atrapó sin problemas Quiñones para desesperación de la atacante navarra. Después de las acometidas rojiblancas el equipo de Arconada trató de replicar y a punto estuvo de lograr el empate con un cabezazo de Nahikari que se marchó muy cerca del palo. Fue el primer aviso de la Real, que no quería recordar lo que pasó la temporada pasada en el mismo escenario, cuando cayeron ante el Athletic por 1-4. Esta vez querían cambiar el guión, querían ser protagonistas de una nueva película.

Con dos goles al descanso

El conjunto donostiarra empezó a apretar en busca del gol antes del descanso y se hizo con la posesión del balón mientras que el Athletic buscaba salir a la contra y aprovechar la velocidad de Lucía en ataque para poner tierra de por medio. De hecho, la atacante rojiblanca pudo anotar el segundo gol para su equipo tras superar a su par en carrera y regatear a la portera blanquiazul, pero su lanzamiento golpeó en el lateral de la red. Se precipitó la delantera. Pero las de Joseba Agirre iban a lograr el segundo tanto al filo del descanso tras una gran jugada de Moraza que iba a culminar Erika Vázquez con un buen lanzamiento. Tras el pitido que señalaba el descanso, las jugadoras del Athletic se marchaban al túnel de vestuarios con un resultado, a priori, cómodo y con la sensación del trabajo bien hecho.

Pero en la segunda parte cambió el guión del partido por completo. El conjunto local aprovechó la charla al descanso y salió a apretar con uñas y dientes en busca del empate. Y prácticamente al inicio del segundo tiempo, Eizagirre puso un centro que se envenenó y superó a Ainhoa Tirapu para sorpresa de la grada que se vino arriba con el gol del conjunto local. Recortaba distancias la Real en Anoeta y quería aprovechar el impulso de la grada.

Gol del empate

Lucía volvió a tener una nueva oportunidad para anotar el tercer tanto pero tras el regate se quedó sin ángulo y su pase atrás no encontró a ninguna compañera para desesperación de los aficionados rojiblancos que se habían desplazado hasta San Sebastián. El Athletic se defendía como podía pero a quince minutos del final del partido, Bautista iba a asestar el peor golpe a las rojiblancas, el tanto del empate con un buen testarazo de cabeza ante el que nada pudo hacer Tirapu y que ponía nuevamente las tablas en el marcador.

Parecía que las de Joseba Agirre tenían la victoria en el bolsillo, pero la segunda parte tuvo un claro dominio donostiarra que aprovechó el factor campo y que, esta vez, sí supo gestionar las emociones de jugar en Anoeta. Los goles dejaron muy tocado al cuadro vizcaíno, que no lograba combinar y que parecía más preocupado de no perder que de intentar volver a ponerse por delante.

Noticias relacionadas

Y sufrió el conjunto rojiblanco en un partido que tenía controlado y en el que volvieron a pecar de falta de acierto de cara a portería. Era importante ganar este partido para engancharse a la zona alta tras el empate entre Betis y Levante, pero al equipo vizcaíno le entró el miedo con el tempranero tanto donostiarra en la segunda parte y acabó cediendo dos puntos ante la Real.

La primera parte no tuvo nada que ver con la segunda y se vieron dos partidos completamente diferentes. El Athletic se llevó un sabor agridulce de choque, las jugadoras de la Real no podían ocultar su alegría tras lograr la heróica remontada. Al final, reparto de puntos en un derbi con un gran ambiente en la grada y que volvió a demostrar que el fútbol femenino navega a velocidad de crucero y que cada vez mueve a más aficionados. Tras el varapalo del derbi, las rojiblancas tienen que olvidar el partido y centrarse en su próximo rival, el Betis, al que recibirán el jueves a las 19.30 horas en Lezama.