Polémica con el viaje del Valencia a Bilbao: ellos en avión y ellas en autobús

Los jugadores del Valencia cogen el avión para volar a Bilbao./
Los jugadores del Valencia cogen el avión para volar a Bilbao.

Desde el club levantino argumentan que se trata de clubes independientes y que la plantilla femenina se desplaza siempre en autocar salvo cuando se miden al Granadilla Tenerife y a Sevilla, Betis y Sporting de Huelva, que van en tren

Jon Garay
JON GARAY

La casualidades del calendario han querido que este sábado Athletic y Valencia se midan por partida doble. La primera de las citas tiene lugar a estas horas en Lezama con el partido de la séptima jornada de la Liga Iberdrola. Las rojiblancas tratarán de obtener su segunda victoria en la competición de la regularidad tras un arranque más que irregular. Por su parte, a las 16.15 y en San Mamés, los hombres de Berizzo buscarán enmendar su mal arranque liguero frente a un también dubitativo Valencia. La polémica ha surgido cuando se ha sabido que las jugadoras che han recorrido los 600 kilómetros que separan la capital levantina de Bilbao en autobús mientras que los dirigidos por Marcelino lo han hecho en avión.

Desde el club propiedad de Peter Lim explican que se trata de clubes independientes (el Valencia Femenino nació en 2009 por un convenio entre el Colegio Alemán y la Fundación aunque siempre ha estado apoyado por el club de Mestalla) y que los responsables deciden el presupuesto que destinan a los desplazamientos. Así, la escuadra femenina afronta todos sus desplazamientos de la Liga Iberdrola en autocar, exceptuando tres que se hacen en tren (en los partidos ante Sevilla, Betis y Sporting de Huelva) y otro en avión para medirse al Granadilla Tenerife.

El caso recuerda a lo ocurrido el pasado verano con la gira del Barcelona por Estados Unidos. El equipo masculino viajó en primera clase, con todas las comodidades, mientras que el femenino, que también iba de gira en el mismo avión, lo hacía en clase turista. De inmediato, el club azulgrana aclaró que en el vuelo charter no estaba previsto que fueran las integrantes del conjunto de la Liga Iberdrola y que por ese motivo hubo distinciones. Tras acusar de «cinismo» a quienes les lanzaron durísimas críticas, a partir de ese día los desplazamientos de las mujeres futbolistas por el interior del país fueron también en primera.