Athletic

Maite Oroz: «Estaba nerviosa, pensaba que me podría dar algún problema la rodilla»

Momento en que atienden a la rojiblanca tras sufrir su aparatosa lesión de rodilla. /JUAN ECHEVERRIA
Momento en que atienden a la rojiblanca tras sufrir su aparatosa lesión de rodilla. / JUAN ECHEVERRIA

La navarra regresa más fuerte de su aparatosa lesión, siendo titular en los dos amistosos disputados por el Athletic hasta el momento

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Diez meses y medio después volvió a sentirse futbolista. La navarra Maite Oroz regresó el pasado domingo a los terrenos de juego en el primer amistoso del Athletic esta pretemporada, tras la rotura del ligamento cruzado sufrida en su rodilla izquierda. Lo hizo saliendo de inicio frente al Girondins de Burdeos, titularidad que volvió a repetir frente al Soyaux en Fadura. El duelo en territorio vizcaíno arrancó casi como cualquier otro para ella, no así el que disputaron en tierras francesas.

«Después de estar tanto tiempo parada la verdad es que fue mejor de lo que pensaba. Estaba un poco nerviosa pero tanto las compañeras como yo misma conseguimos hacer un partido bastante bueno», declaró en un vídeo colgado en las redes sociales del club. Su preocupación era que su articulación no aguantara el ritmo de competición. «Pensaba que igual en alguna jugada la rodilla me podría dar algún problemilla, pero no, me respondió bastante bien. Llevo un tiempo entrenando y las sensaciones son muy buenas».

Para ella aquel 22 de septiembre de 2018, cuando estaba disputando en Lezama el choque de liga ante el Atlético, no se le olvidará fácilmente. Corría el minuto 40 y la flamante campeona sub'20 sintió unas molestias en su rodilla, después de pelear un balón con una rival. No podía seguir. En un primer momento el diagnóstico fue «entorsis» pero después de las pertinentes pruebas se confirmó que el alcance real de los daños era mucho más grave. «Recuerdo un poco triste ese día. Al principio pensaba que no iba a ser nada pero al final sí que lo fue», afirma, aunque acto seguido le saca a todo ello la lectura positiva. «Estos diez meses me han servido para aprender muchas cosas tanto en los futbolístico como en lo personal».

Un camino que para la mediocentro rojiblanca, que atesora una liga con el Athletic, no ha sido nada fácil, casi un año que intentó aprovechar para salir más reforzada. «Todo el tiempo que tienes que estar fuera del terreno de juego y junto a las compañeras se hace duro, pero tienes otros objetivos como mejorar día a día, venir a Lezama y trabajar y luchar como la que más».

Con mucha ilusión

Ese regreso en Burdeos también fue especial para Yulema Corres, quien el pasado curso sufrió una rotura en el gemelo interno de su pierna derecha, que le dio bastante la lata. La delantera describió en su cuenta de Twitter el momento previo a la salida al campo de las dos rojiblancas.

Para el nuevo entrenador del Athletic, Ángel Villacampa, la recuperación de ambas es sin duda una de las mejores noticias del equipo en la vuelta al trabajo. A su juicio, son los dos «grandes refuerzos» de la temporada. Un curso que como indicó Maite Oroz lo están viviendo todos con «mucha ilusión». «Hay muchas caras nuevas en el cuerpo técnico y es aire fresco que nos viene bien. Tenemos muy claro a lo que queremos jugar y de momento los entrenamientos nos están yendo muy bien. A ver como seguimos».