Erika Vázquez, la artillera que siempre está ahí

La delantera navarra celebrando efusivamente uno de los tantos anotados el domingo. /ATHLETIC CLUB
La delantera navarra celebrando efusivamente uno de los tantos anotados el domingo. / ATHLETIC CLUB

La máxima anotadora de la historia del Athletic, con 259 dianas, encarrila con dos goles la primera victoria de la era Villacampa

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Le faltan cinco meses para cumplir los 37, una edad que en el mundo del fútbol suena más a despedida, al inicio de una nueva etapa, a otra vida lejos del verde. Pero en el caso de Erika Vázquez (Pamplona, 1983) tan solo se trata de una cifra, como la de las 259 dianas que ya ha firmado con la camiseta del Athletic, con las que se reivindica aún más como la futbolista más goleadora de la historia rojiblanca, y la segunda en el ranking general, a 76 del mítico Telmo Zarra.

Una barrera que parece insalvable, pero tratándose de Erika, a la que aún le resta otra campaña de contrato, ya está comprobado que nada es imposible. Este domingo fabricó un doblete contra el Madrid CFF, demostrando garra y pundonor en el primer gol, ganando en velocidad y al choque a Turmo, antes del descanso, para posteriormente, tras leer muy bien los espacios, ganar la partida a la defensa y enviar un balón raso y cruzado a donde no podía llegar la guardameta rival. Lo que sí llegó fue la vaselina de Marta Perea para cerrar el estreno liguero del Athletic en casa, precisamente tras una asistencia de la veterana navarra, que se mostraba muy satisfecha en lo personal pero sobre todo en lo colectivo una vez terminado el partido. «La liga está cada vez más complicada y los tres puntos eran vitales. Lo más importante es que el equipo ha sumado, lo necesitábamos», llegó a repetir en dos ocasiones.

Un primer triunfo rojiblanco este curso que ha llevado su firma, como tantos otros desde que llegó procedente del Lagunak a Lezama en el verano del 2004, once años antes de vivir un Mundial en primera persona. En total, quince temporadas, en las que ha celebrado tres títulos ligueros. El primero, nada más llegar, y el último en la campaña 2015-2016. Cinco años después de desembarcar en la factoría rojiblanca disfrutó de su curso más prolífico, con 32 goles en el campeonato doméstico y uno en la Copa. Fue dos temporadas antes de probar fortuna en el Espanyol, donde tan solo estuvo un curso, para regresar de nuevo a su casa, convirtiéndose todavía más en todo un referente.

Erika Vázquez fue una de las protagonistas del primer encuentro del Athletic este curso en Lezama. / ATHLETIC CLUB Y MAIKA SALGUERO

Tercera jugadora con más partidos disputados con la camiseta rojiblanca, por detrás de Iraia Iturregi y de Eli Ibarra, y la segunda más veterana del banquillo (superada por Gimbert, que le saca tres años), lleva actualmente más goles de los que llegaron a marcar Julen Guerrero (116) y Fernando Llorente juntos (118). Supera con creces también a los que lleva Aritz Aduriz (172) en las 12 temporadas como león, y justo duplica a todos los que firmó Ismael Urzaiz (129), jugadores determinantes en Bilbao las dos últimas décadas.

Capitana

Comparaciones que ponen de manifiesto, si es que había alguna duda, que Erika Vázquez no es una jugadora cualquiera. La navarra, una de las capitanas del equipo, ya dejó claro pocos días antes de arrancar la temporada que seguirá en activo hasta que «deje de tener ese gusanillo de competición y de querer ser mejor cada día». De momento, su hambre de gol, sus ganas y sus fuerzas parecen estar intactas.

Una gladiadora insaciable, y eso que este verano sufrió unas molestias a la vuelta de vacaciones. «Mi objetivo no es otro que intentar ser mejor cada día y sobre todo disfrutar», declaraba en una entrevista a este periódico hace poco más de un mes, reconociendo que el fútbol le apasiona, y que las cifras de todo lo que ha conseguido no las tiene «muy en cuenta». Lo que sí valora es el crecimiento del fútbol femenino y del Athletic en particular, orgullosa de que cada vez más niñas salgan a la calle con las camisetas de sus jugadoras.