Copa de la Reina

El Athletic femenino quiere que San Mamés sea «una caldera» ante el Atlético

Imagen del choque disputado en San Mamés entre el Athletic y el Fortuna en un partido de la Champions./IGNACIO PÉREZ
Imagen del choque disputado en San Mamés entre el Athletic y el Fortuna en un partido de la Champions. / IGNACIO PÉREZ

El club rojiblanco pretende lograr el miércoles 30 de enero un gran ambiente en las gradas para derrotar al conjunto madrileño y llegar a semifinales

Beatriz Garnández
BEATRIZ GARNÁNDEZ

Grandes noticias para el fútbol femenino que sigue creciendo a pasos agigantados. El partido de cuartos de final de la Copa de la Reina entre el Atlético de Madrid y el Athletic se disputará en San Mamés el próximo miércoles, 30 de enero, a las 19.00 horas. Ya lo adelantó en EL CORREO María Tato, responsable del equipo femenino en la nueva directiva de Aitor Elizegi, en una entrevista durante la campaña electoral. «Entre todos hay que potenciar partidos importantes en San Mamés, la presencia de las mujeres en San Mamés, hay que equiparar los salarios o tender a subir, y tratarlas como profesionales, no como las neskas de las que nos acordamos alguna vez», señaló.

De esta manera, el club rojiblanco buscará recibir el apoyo de su afición en un partido muy difícil con el objetivo de alcanzar las semifinales de la competición compera ante el cuadro madrileño, actual líder de la tabla y que solo ha perdido un partido esta temporada.

Es una ocasión especial y San Mamés abrirá sus puertas para arropar a sus leonas. El objetivo es hacer del estadio vizcaíno una caldera para llevar en volandas a su equipo a la siguiente fase de una competición en la que las rojiblancas tienen puestas muchas esperanzas y que nunca han logrado levantar.

En los próximos días el club informará sobre las diferentes medidas que se llevarán a cabo para incentivar la asistencia de público al campo. Esta será la decimotercera vez que las jugadoras del conjunto vizcaíno jueguen en la Catedral, desde que lo hicieran por primera vez frente al Puebla en la temporada 2002/2003 donde se impuso por 5-1.

Ante el Híspalis las rojiblancas también jugaron en San Mamés, donde se impusieron por 5-0 ante la atenta mirada de 35.000 aficionados, una cifra que marcó el récord de asistencia a un partido de fútbol femenino y que aún nadie ha logrado superar. En aquella ocasión, el cuadro vizcaíno levantó el primer título de la Superliga femenina.