Agirre dejará el banquillo del femenino para ejercer de director deportivo la próxima campaña

Iraia Iturregi y Joseba Agirre charlan en una imagen de archivo./Borja Agudo
Iraia Iturregi y Joseba Agirre charlan en una imagen de archivo. / Borja Agudo

El preparador de Ortuella asumirá el cargo de Juan Luis Fuentes; de momento, se desconoce quién le relevará

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

A Joseba Agirre le quedan cinco partidos al frente del Athletic femenino. Por sorpresa, Ibaigane ha anunciado esta mañana que el entrenador de Ortuella dejará el cargo a final de temporada y pasará a ser el director deportivo; esto es, la misma función que la escuadra masculina ejerce Rafa Alkorta desde la llegada a la presidencia de Aitor Elizegi. Técnico del primer equipo desde 2015, el técnico se marcha con un título de la Liga en el bolsillo -el logrado en 2016- y también la participación de las rojiblancas en la Champions League femenina. Ocupará un cargo que, en la campaña electoral, la plancha del empresario bilbaíno dijo que iba a ser para una mujer. «Será exjugadora con años de experiencia internacional y que actualmente dirige un equipo en el extranjero. Tenemos el nombre ya apalabrado, pero la situación de las elecciones, cuando se han convocado, nos impide decir el nombre por su actual contrato», desveló el directivo Óscar Arce.

Esta temporada, los resultados no son los deseados. Las bilbaínas, que este domingo perdieron 1-2 en Lezama contra el Espanyol, marchan quintas, a un punto del cuarto puesto, en posesión del Betis, y otro punto por delante del sexto y el séptimo, la Real Sociedad y el Granadilla. Los equipos, en este sentido, tienen cada vez más dinero e invierten en fichajes de jugadores de más nivel. Eso provoca que el Athletic tenga más dificultades para competir, para mantener el nivel, y está lejos de los dos gigantes actuales, el Atlético y el Barcelona, y a cierta distancia de un Levante, tercero, que el domingo visita San Mamés (13.00 horas).

Agirre, exfutbolista y periodista -fue comentarista en Radio Euskadi-, llegó al vestuario y fue implacabe. Miró a las futbolistas y les comentó, muy serio: «Dijo que venía a ganar títulos». Lo contó después de este título de la Liga Erika Vázquez. Ninguna le creyó, confesó entonces la navarra. Les dio hasta la risa. Pero cumplió con esa promesa el técnico de Ortuella (55 años). Supuso la coronación del Athletic, el adiós de una época dura, con reveses. Y él fue el artífice. Un hombre que llegó a los banquillos femeninos por casualidad.

Influencia de su hija. Jugaba en el Pauldarrak, de Barakaldo, la llevaba a entrenar, y un día le propusieron sentarse en el banquillo. Y aceptó. Sin dudar. Diez temporadas estuvo en la histórica entidad fabril. Retirado por una grave lesión de tobillo -no perdió el tiempo y se sacó el título de entrenador-, Agirre conectó de inmediato con su equipo. «Gestiona muy bien al vestuario y mantiene a toda la plantilla enchufada». Palabra de Iraia Iturregi, exjugadora y preparadora física esta temporada del grupo entrenado por el de Ortuella.

Pero el ciclo que arrancó en 2015, cuando Josu Urrutia decidió dar un giro al apartado femenino del club, se acaba. Al menos, en el banquillo habrá aires nuevos. Agirre se dedicará a la dirección deportiva, donde releva a Juan Luis Fuentes. Este se encargará, según ha informado el club, a la metodología, captación y tecnificación. Queda por conocer el nuevo técnico. En la campaña, Elizegi habló de una figura reconocida, aunque su función era la dirección deportiva. ¿Irá al banquillo?