Fútbol

El Ajax equipara las condiciones mínimas laborales de sus jugadores y jugadoras

El conjunto holandés celebrando un título la pasada temporada. /TWITTER
El conjunto holandés celebrando un título la pasada temporada. / TWITTER

El club holandés firma un convenio colectivo en el que se igualan aspectos como el salario o las vacaciones, renovando automáticamente a las futbolistas que se queden embarazadas

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

'Equal Pay!' (Igualdad de salario), fue lo que se escuchó desde la grada en la pasada final del Mundial femenino que enfrentó a Estados Unidos y a Holanda. Una proclama que cada vez más se atreven a pedir a voz en grito, demostrando para ello méritos más que suficientes. Y en ese camino hacia la igualdad el Ajax acaba de dar un paso de gigante, convirtiéndose en el primer club del mundo en poner al mismo nivel el fútbol femenino que el masculino.

Lo ha hecho equiparando los contratos de sus jugadores y jugadoras, compartiendo ambos la próxima temporada un convenio colectivo propio en el que las condiciones mínimas laborales son idénticas para ellos y para ellas. Sin distinciones. Todos representan el mismo escudo. El mítico exportero del club holandés en la década de los 90, Edwin van der Sar, actual director ejecutivo del club, fue el encargado de firmar el acuerdo junto con el sindicato local ProProf, siendo este el primer paso hacia la profesionalización del fútbol femenino dado por una entidad del país que presume de ser el actual subcampeón del mundo.

En este acuerdo se incluyen varias medidas para igualar las condiciones de unos y otras, entre ellas un salario mínimo, primas, días de vacaciones, pagos a la Seguridad Social y contribuciones en caso de lesiones que les impidan jugar por un largo periodo de tiempo. Asimismo, podrán firmar contratos temporales sucesivos y registrarlos, y el hecho de quedarse embarazadas no supondrá un impedimento, ya que serán renovadas automáticamente.

«Que sirva de ejemplo»

Todo ello para el director del sindicato ProProf es «un hito en la historia del fútbol femenino». La exjugadora y actual responsable de la sección femenina del Ajax, Daphne Koster, confía en que otros clubes sigan sus pasos. «Espero que sigan nuestro ejemplo. Hasta el momento solo pudimos firmar contratos por un máximo de dos años y una jugadora podía irse a mediados de la temporada. Esto cambia completamente las cosas», asegura.

Justo antes del Mundial la Federación Holandesa aseguró que equipararía los ingresos comerciales de las jugadoras respecto a los futbolistas, refiriéndose al reembolso por los derechos de imagen. Algunas de ellas han conseguido tener ya un cierto caché, como Lieke Martens, que juega en la liga española en las filas del Barcelona, o Shanice van de Sanden, incorporada este verano al actual campeón de la Champions, el Olympique de Lyon.

Un acuerdo que a buen seguro habrá sido la envidia de muchas de las futbolistas que en España llevan casi un año a la espera de que se firme por fin el primer convenio colectivo, con el que se aseguren mejoras de trabajo y se terminen con los contratos de 300 euros al mes y 2 horas a la semana.