Ciclismo

Ziortza Villa, dispuesta a ser la reina del ultrafondo

La ciclista vizcaína en la presentación de su nueva temporada. /MIREYA LÓPEZ
La ciclista vizcaína en la presentación de su nueva temporada. / MIREYA LÓPEZ

La ciclista bilbaína inicia este fin de semana en Noruega su temporada más internacional con el objetivo de llevarse el Mundial de resistencia

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Pedalear sin parar, y casi sin pensar, sin descanso, poniendo su cuerpo al límite. En eso Ziortza Villa es toda una experta. La tres veces campeona de España de ultrafondo, primera mujer en terminar el 'infierno cántabro' de El Soplao, y quien ostenta el récord femenino del Camino de Santiago sin bajarse de la bicicleta (34 horas y 20 minutos entre Roncesvalles y la capital gallega), quiere más. La vizcaína, que acaba de cumplir los 36 años, presentó ayer en Bilbao su nueva temporada, que gira en torno a un gran objetivo: el Campeonato del Mundo 24 horas contrarreloj.

Una cita que tendrá lugar el 1 y 2 de noviembre de nuevo en Estados Unidos, cuna de la especialidad, en el desierto de Borrego, en California, y a la que acude por tercera vez consecutiva. En la primera, consiguió un sexto puesto en la general femenina y un tercero en su categoría, mejorando el año pasado al lograr terminar cuarta, llevándose la plata en su grupo de edad. «La experiencia en este tipo de carreras es muy importante por lo que esta vez aspiro a ir más allá». Para ello ya ha diseñado un plan, con un calendario más internacional en el que destaca una prueba en Noruega en la que participará este mismo fin de semana. En ella cruzará el país nórdico de punta a punta, 540 kilómetros en línea, que le servirán para afrontar el Campeonato de Europa en Eslovenia a mitad de julio, al que acudirá por primera vez.

«Hasta ahora uno de los hándicap que tenía era que solía correr solo en el estado, y la única carrera internacional en la que participaba era el Mundial. Y es que hay muchas diferencias porque en España se corre en circuitos de motos o coches (Cheste, Montemeló, Almería...), con el asfalto perfecto y temperaturas templadas. En cambio allí es un desierto, con 30 grados de diferencia entre el día y la noche, y 14 horas sin luz», señala.

En pleno desierto en California, en la pasada edición del Mundial.
En pleno desierto en California, en la pasada edición del Mundial. / Z. V.

Además, existen otras dos diferencias muy importantes. La cita mundial es a contrarreloj, por lo que durante 24 horas no puede tener a ningún otro corredor cerca, «ni 10 metros delante ni 10 por detrás». Esto conlleva un trabajo «más en soledad», y hace que la bicicleta más adecuada sea la denominada 'cabra', con la que se va aún más rápido, la que hasta ahora Villa solo utilizaba en el Mundial. «Este año intentaré hacer el máximo número de pruebas con ella. Después de los buenos resultados obtenidos hasta ahora hemos analizado en lo que podemos mejorar, y así llevamos trabajando los últimos meses».

Fisioterapeuta

Una ambiciosa campaña que gira en torno a la cita americana, en la que intentará sumar el máximo número de kilómetros posibles durante un día entero, sin que el cronómetro se detenga en ningún momento. Todo un desafío que tratará de emprender en las mejores garantías para poder subirse a lo más alto del podio. Antes, el 27 y 28 de julio, acudirá al Campeonato de España, el que lleva dominando de forma consecutiva los tres últimos años.

«Al principio la mente me controlaba en la bicicleta pero cada vez soy capaz de estar más concentrada»

Una especialidad solo al alcance de unos pocos, hombres y mujeres de acero, en la que el aspecto mental, además del físico, es fundamental. «Al principio a mí la mente me controlaba, me afectaba tanto para bien como para mal encima de la bicicleta, pero quizá sea por la experiencia o por los entrenamientos específicos, cada vez soy capaz de estar más concentrada. Centro las energías y los recursos en lo que estoy haciendo en cada momento, y eso me está ayudando mucho», confiesa la ciclista bilbaína, para quien la bicicleta es su principal prioridad, pese a que no vive de ella. «Soy fisioterapeuta en el hospital de Cruces. Mi verdadera carrera de ultrafondo es poder compaginar mi vida profesional con la deportiva y personal. Me resulta difícil llegar a todo. A día de hoy el ciclismo es mi prioridad pero tengo que trabajar para poder disfrutar de ello».

Apenas unos días para recuperar

La vizcaína confiesa que ha mejorado mucho en los últimos años, lo que se traduce también en el tiempo que necesita una vez finalizada una de estas interminables pruebas para recargar las pilas. «En las primeras carreras mi periodo de recuperación era de semanas, a día de hoy solo unos días, pero son muy duros, sobre todo a nivel digestivo, del sueño, muscular... De todo el cuerpo".

Celebrando su llegada a Santiago de Compostela después de 34 horas y 20 minutos.
Celebrando su llegada a Santiago de Compostela después de 34 horas y 20 minutos. / Z. V.

Un deporte tremendamente exigente en el que Ziortza Villa celebra que no esté apenas presente la discriminación por sexo. «En la ultradistancia en el ciclismo, al igual que ocurre en otros deportes como el trail o el triatlón, donde hay una versión larga, las categorías están más cerca y las diferencias no son tan grandes. La preparación es para todos la misma y el esfuerzo se valora de una forma muy similar».

La ciclista vizcaína sueña con poder acudir algún día a una de las pruebas más destacadas de la especialidad, la RAM, en Estados Unidos. «Es una de mis ilusiones, un carrerón de varios días, pero requiere mucha logística que no está a mi alcance», reconoce. Lo que no descarta es volver a completar algún reto como el del Camino de Santiago del pasado año. «Es algo que llega a la gente porque veo que es complicado que se imaginen lo que es estar 24 horas encima de una bici, pero con esto todos saben dónde está Roncesvalles y dónde Santiago. Es más fácil visualizar el esfuerzo. Fue un test para el pasado Mundial porque lo hice en bici de contrarreloj más de la mitad del camino. Este año iré al Campeonato de Europa, pero puede que plantee algo parecido a eso. El calendario de ultrafondo es bastante limitado».